Sábado 06 de abril del 2013 | 16:31 Economía

Rafael Correa dice que Ecuador colapsaría si no se descubren nuevas reservas de petróleo

AFP | COLIMES

La economía ecuatoriana podría colapsar si no se descubren nuevas reservas de petróleo -segunda fuente de ingresos del país- y se diversifica la matriz energética, advirtió el sábado el presidente Rafael Correa al defender una licitación abierta para explorar crudo en la Amazonía.

"La matriz energética del país no es sostenible si no encontramos más petroleo. Va a colapsar el país de aquí a 2020 si no mejoramos las reservas y la explotación petrolera", aseguró Correa en su informe semanal de labores.

El mandatario recordó que el 90% de la energía que consume Ecuador proviene del crudo y sus derivados, mientras que el 4% corresponde a gas natural y el 3% a fuentes hídricas.

"Tenemos todavía una matriz energética altamente contaminante y con costos fiscales, porque el petróleo y los derivados son subsidiados, lo que además impacta la balanza comercial, pues muchos derivados se tienen que importar", expuso.

Ecuador -el socio más pequeño de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP)- cuenta con reservas probadas por 7.200 millones de barriles.

La producción promedio de crudo en 2012 fue de 504.000 barriles por día, de los cuales el 70% se exportó, generando un ingreso anual de 12.715,6 millones de dólares, según el Banco Central (BCE).

Cerca del 70% de la extracción está a cargo de empresas públicas, siendo el petróleo la segunda fuente de ingresos del país después de los impuestos.

"Si no hacemos nada pronto, en 2020 se agravará aun más el problema del sector externo y el país no será viable. Compraremos mucho más de lo que vendemos y no tendremos cómo comprar", alertó.

Ecuador cerró 2012 con un déficit comercial de 193,8 millones de dólares, de acuerdo con el BCE.

Para cambiar su matriz energética, el gobierno de Correa tiene previsto construir ocho hidroeléctricas con una inversión de unos 5.000 millones de dólares.

El gobernante lanzó su advertencia al defender la ronda petrolera abierta el pasado 29 de noviembre a empresas privadas y estatales para explorar 16 bloques petroleros en la Amazonía, con un potencial de reservas de 1.600 millones de barriles.

Ese proceso es rechazado por comunidades indígenas y activistas ambientales, que aseguran que las operaciones destruirán la selva y pondrán en riesgo la supervivencia de aborígenes.

"Hay gente que se opone a la ronda petrolera (que cerrará el 30 de mayo) porque son humanistas, aman la naturaleza y Correa la odia", ironizó el presidente, anotando que "con esa torpeza, esas tonterías harán quebrar al país".

Enlace corto: