Domingo 24 de febrero del 2013 Comunidad

Cientos de jóvenes de la leva 1994 inician servicio militar

Cientos de jóvenes concurrieron ayer al Centro de Movilización de las FF.AA., desde donde fueron distribuidos a los 29 repartos militares. Debieron presentar sus cédulas de ciudadanía.

Cientos de jóvenes concurrieron ayer al Centro de Movilización de las FF.AA., desde donde fueron distribuidos a los 29 repartos militares. Debieron presentar sus cédulas de ciudadanía.

Una avalancha de jóvenes de entre 18 y 22 años acudió ayer al Centro de Movilización del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas (FF.AA.) con el ánimo de cumplir un año de servicio militar voluntario.

Ansiosos de vivir la milicia, con la expectativa de recibir instrucción militar y capacitación técnica, los aspirantes a conscriptos respondieron masivamente al primer llamado a los de la leva 1994.

Formaron columnas desde la madrugada a la espera de ingresar al patio del Centro de Movilización, ubicado en la av. Pedro Menéndez Gilbert y Democracia, donde eran agrupados y distribuidos a 29 repartos militares de diez provincias del país, entre ellas Galápagos.

Jaime Almeida, de 18 años, fue uno de los 60 jóvenes destinados a la provincia insular, específicamente a la isla San Cristóbal, sede de la Dirección Regional de Espacios Acuáticos. Por encargo de los militares, él portó un cartel en el que se leía “Dirgin”, alusivo a ese centro militar. Jaime dijo que estaba tranquilo y dispuesto “a cumplir con la patria”.

En mochilas, los aspirantes llevaron ropa y utensilios de aseo personal. No celulares.

El cabo primero Danny Zapata, quien presta servicio en el Grupo de Caballería Blindada Febres Cordero, de Machala, dijo que sí se les permiten esos aparatos de comunicación, pero no en las primeros semanas de acuartelamiento. A este destacamento de Machala fueron destinados 66 aspirantes a conscriptos.

En la jornada estaba previsto acuartelar a 1.385 jóvenes, solo en este recinto. A las 08:00, unos 1.000 aguardaban afuera del Centro de Movilización y otros 200 estaban adentro, en el patio, donde a esa hora empezó el acto de inauguración del proceso.

El capitán de navío Rodrigo Varela les dio la bienvenida. Les dijo que en los cuarteles iban a hallar a una familia y que al salir, luego de un año, serían más responsables y disciplinados.

Después de la distribución de los alrededor de 200 jóvenes, los militares permitieron el paso, por grupos, de más ciudadanos que aguardaban afuera del Centro de Movilización y que empujaban constantemente la puerta metálica exigiendo su ingreso. ¡Al fin!, gritó un joven, emocionado y sudoroso, al entrar corriendo al recinto.

Formaron grupos. Anggelo Troncoso, de 19 años, fue destinado a Celica (provincia de Loja). Recordó que la noche previa a su acuartelamiento había departido con su novia, Vicky Rosales, con quien ayer cumplía “un año, cuatro meses y diez días” de relación.

Los padres acudieron para despedir a los hijos, bendecirlos, recomendarles que se “portaran bien”, desearles buena suerte. Los jóvenes estuvieron serenos, pero más de una madre lloró por la separación.

Agustina Pinela abrazó fuerte a Bryan Condumi. Lloró por varios minutos porque se iba el mayor de sus hijos. José Luis Cabrera dio palmadas en el hombro a Cristian, su segundo hijo. También le entregó $ 10.

Jorge Maiza estuvo para auxiliar a su hijo Xavier, quien había olvidado la cédula en casa. Gritó su nombre y agitó el brazo hasta que pudo llamar su atención y darle el documento, que lo pasó por una rendija de la puerta metálica. “Siento felicidad de que se vaya al cuartel, quiero que él viva lo que yo viví cuando era joven”, reflexionó.

Apuntes: Acuartelamiento
Servicios
Además de recibir instrucción militar, los jóvenes tendrán servicio médico y dental sin costo, seguro de vida, remuneración mensual, capacitación técnica (mecánica automotriz, soldadura, agricultura, etcétera) y práctica deportiva.

Enlace corto: