Lunes 04 de febrero del 2013 Gente

Baptista, el futbolista que se hizo actor

Stephanie Gómez

El actor Juan Alfonso Baptista Díaz es conocido en el medio como el Gato. Ha participado en una diversidad de telenovelas.

El actor Juan Alfonso Baptista Díaz es conocido en el medio como el Gato. Ha participado en una diversidad de telenovelas.

Antes de dedicarse a la actuación, el venezolano Juan Alfonso Baptista Díaz, conocido en el medio como el Gato, fue portero de la selección de su país y estudió Odontología, una carrera que abandonó para enfocarse de lleno en la profesión que lo ha llevado a trabajar en producciones en Estados Unidos, México, España y Colombia.

Recordado en Ecuador por sus participaciones en las telenovelas Pasión de gavilanes, Gata salvaje, La mujer en el espejo, La marca del deseo y La teacher de inglés, Baptista visitó esta semana por tercera vez el país, en esta ocasión como figura central del desfile de temporada del centro comercial Mall del Sur.

Antes de regresar a Colombia, país donde reside actualmente con su esposa, María Fernanda Barreto, el actor dialogó con este Diario sobre sus recientes trabajos y su vida en familia.

“La versatilidad de un actor se demuestra cuando el público se identifica con el personaje, al punto de olvidarse de quien lo interpreta”, agrega el venezolano, quien logró el reconocimiento mundial después de intervenir en la producción Pasión de gavilanes, con el argentino Michel Brown y el cubano Mario Cimarro.

Y los papeles de Baptista han sido tan variados que aunque de galán derrite corazones, de malvado es capaz de destruir a familias enteras. Así lo hace en Los Rey, telenovela que grabó recientemente en México y en la que caracteriza a Pedro Luis Malvido, un hombre feroz que hará lo imposible para separar a su hermana de su mayor enemigo.

Con aproximadamente quince años dentro de la actuación, asegura que los distintos caminos que recorrió lo ayudaron a madurar y valorar su tiempo y su familia.

El mayor de tres hermanos, Miguel (31) y Adriana (26), tiene como costumbre hablar diariamente con sus padres.

A su esposa, la también actriz María Fernanda Barreto, la conoció en el 2007, en Cartagena. Aunque al principio fueron simplemente amigos, la interacción vía Skype logró unirlos pese a la distancia y el año pasado se casaron.

Aunque por el momento no planean tener hijos porque están muy contentos con su perra gran danés Loretta y su gata Tábata, aspira a tener un varón cuando se convierta en padre.

Su amor por los animales se evidenció en las marcas de arañazos que le dejó su gata en las manos, rastro que queda cada vez que juega con ella.

“Me gustaría crear un pet móvil para asistir a los animales, me gusta participar en causas benéficas, en especial si es a favor de ellos”, expone.

Revela que la tecnología, específicamente las redes sociales, no son su fuerte. Pero cada vez que puede saluda a sus seguidores en Twitter y su iPhone es una herramienta que nunca olvida cuando sale de viaje.

A su arribo al país quedó sorprendido cuando una reportera de televisión lo abordó y le dijo que era uno de los mejores cuerpos del mundo. Aunque asegura no sentirse un símbolo sexual, conoce también que su apariencia también habla mucho de él y trata de cuidarse con una dieta balanceada y una rutina diaria de ejercicios.

El mayor regalo que ha recibido de esta profesión, confiesa, es el reconocimiento del público, factor que lo impulsa a buscar nuevos rumbos como en el cine, campo en el que desea afianzarse no solo frente a cámara sino también como productor. “Quisiera dedicarme siempre a esto (actuar), pero también quiero dedicarme a mi familia y a mis hijos cuando los tenga”, señala.

“Con los años me doy cuenta de que me gusta lo que hago, pero no el medio, porque se llena de puras especulaciones y cosas amarillistas”.

JUAN aLFONSO BAPTISTA


Enlace corto: