Un Gepetto moderno

Domingo, 9 de Diciembre, 2012 - 00h00
9 Dic 2012

Testimonio | Pablo Ronquillo *

Recuerdo aún cuando leí por primera vez el libro Pinocho que mi padre me regaló cuando habría tenido unos 7 años. Al analizar esa lectura de mi niñez, me doy cuenta de que Gepetto era un diseñador de juguetes o titiritero, que deseaba que su creación lograra tener vida propia y como sabemos, al final del cuento su sueño se volvió realidad.

Mi primer contacto con juguetes de acuerdo a mi memoria fueron con los personajes de la saga de Star Wars, con los cuales daba rienda suelta a mi imaginación y creaba mis propias historias. Creo que mi Millenium Falcon solo duró un mes entero, porque mi curiosidad me llevó a desarmarlo y ver cómo era su funcionamiento interno, inconscientemente empezaba mi análisis de ensamble del producto. Luego llegó un juguete muy práctico conocido como Capsela, que no eran más que módulos plásticos con mecanismos internos que por medio de acoples era posible crear cualquier tipo de juguete, desde una nave acuática hasta un helicóptero. Era fantástico; para mí no había nada mejor que este juguete, yo podría crear lo que quisiera y jugar con él.

Lo que menos me iba a imaginar era que en algún momento de mi vida, parte de mi trabajo actual sería en el desarrollo y diseño de juguetes plásticos. Esta es una labor por la cual uno debe dejar su lado adulto y volver a sentir que estoy jugando con mis carros o muñecos. Debo ponerme en el sitio del niño y velar por su seguridad.

En la labor de un diseñador de juguetes hay que tener en cuenta diversos aspectos, como normativas de seguridad, la usabilidad del futuro juguete, la ergonomía, los valores pedagógicos así como los materiales a emplear en el ensamble de partes y el empaque. Todos estos factores influyen de manera decisiva para que el producto se pueda poner en venta, por esa razón mi desempeño es complementario con otros profesionales en la empresa, para que el juguete llene todas las expectativas en todas las fases de desarrollo.

El diseño del juguete en sí se convierte en una herramienta que visualiza y formaliza las acciones innovadoras de la empresa, como actividad sociocultural, introduciendo factores de cambio que afectarán al niño-a, por lo tanto, es una actividad que está sujeta a fenómenos de tendencias, pero lo que nunca pasará de moda es la innovación del producto.

Es una profesión que influye mucho en el desarrollo del sector infantil y por ende implica mucha responsabilidad en lo que tengo que crear. No hay mayor satisfacción para uno, como diseñador, ver cómo el niño logra hacer sus propias historias con juguetes creados, como yo lo hacía cuando era niño y no tenía ni la menor idea de que iba a crear este lazo creativo generacional.

*Diseñador industrial de juguetes.

Un Gepetto moderno
Cartas al Director
2012-12-09T00:00:00-05:00
En la labor de un diseñador de juguetes hay que tener en cuenta diversos aspectos, como normativas de seguridad, la usabilidad del futuro juguete, la ergonomía, los valores pedagógicos así como los materiales a emplear en el ensamble de partes y el empaque.
El Universo
Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Entérese a primera hora de las noticias de Ecuador y del mundo