Eddy Conga, un enamorado a muerte de la tumbadora

JORGE MARTILLO MONSERRATE
jorgemartillom@hotmail.com.- Por la música perdió hasta sus apellidos. Le ocurrió a Eddy Ludovico Mejía Bajaña quien hace 43 años nació en Salitre. Ahora su nombre artístico es Eddy Conga. Con Eddy y su hermano, Francisco Mejía, quien además lo representa, conversamos el sábado anterior. Conga cuenta que era tan solo un niño travieso cuando transformaba en sonoros timbales las ollas de la cocina de su madre.

Recuerda que cuando las orquestas América, La Unión, Oyola Brothers y otras iban a animar las fiestas de Salitre, él, que no tenía como pagar su ingreso, trepaba los muros de los colegios donde era el espectáculo para observar a los músicos tocar y soñar que era uno de ellos. "Siempre estuve enamorado de la percusión", asegura. A sus 16 años con latas de manteca le fabricaron unos timbales. Fue cuando junto con un amigo que tocaba el güiro, empezaron a hacer música en las calles de su pueblo natal. "Todo era empíricamente, intentábamos tocar como los músicos de las orquestas. -señala evocando sus inicios-. Así me fui enamorando de la música".

Ya viviendo en Guayaquil, a sus 24 años, hizo amistad con Giovanni Mendoza, músico de la orquesta de Joe Mayorga, quien le enseñó a tocar la conga. Los ensayos de la orquesta eran a las 17:00, pero Eddy desde las 09:00 empezaba a darle a los cueros. Él llegaba a Letamendi y Los Ríos -sitio de los ensayos- caminando porque no tenía ni para el pasaje del bus. Pero en cambio eran inmensos sus deseos de aprender música. Así, además, aprendió el repertorio de la orquesta y cuando en 1992 Mendoza se fue a otra agrupación, él lo reemplazó en las congas.

La orquesta de Joe Mayorga, una de las primeras agrupaciones salseras de Guayaquil, fue su escuela. No olvida que después de sus primeras presentaciones sus dedos quedaban con ampollas y hasta ensangrentados porque aún no tenía técnica. La fue adquiriendo escuchando consejos y estudiando a legendarios congueros como Roberto Roena, Ray Baretto, Mongo Santamaría, Patato Valdez, entre otros.

Después de 4 años, Eddy viajó a Caracas, Venezuela, donde trabajaba junto con su hermana para sobrevivir y se daba tiempo para frecuentar las salas donde ensayaban las grandes agrupaciones salseras. De esa manera conoció e hizo amistad con grandes músicos, en especial con el cantante Jimmy El León. En Caracas integró la agrupación Son Matancero.

A su regreso en 1996, conformó la agrupación Ludovico y su orquesta. Pero después, su hermano Francisco decidió relanzarla como Eddy Conga y su orquesta. Desde esa época, su apellido es Conga, en alusión del instrumento de origen afrocubano que interpreta y que también es conocido como tumbadora.

En 15 años de existencia artística, su orquesta ha acompañado a salseros internacionales como Raúl Rosendo, José Bello, Júnior González, David Pabón, Maelo Ruiz, Tito Gómez, Hansel Camacho, Van Lester, Gabino Pampini, Álvaro Grannoble, entre otras figuras.

Actualmente su orquesta está conformada por 13 integrantes, siendo sus vocalistas: Javier Ortiz, Milton Bautista y Nashira. "Deseamos que la gente que nos escuche, goce con nuestra salsa de raíz", afirma este tumbero que en memoria de Joe Mayorga escribió y grabó El Rey del Trombón -junto con otras piezas salseras como: Durán Durán, La mata de tomate, Arrepentida, etc. El jueves 26, Eddy Conga y su orquesta se presentaron en Salitre y el próximo 4 de agosto, con el panameño Gabino Pampini, estarán en San Camilo, Quevedo.

Pero el proyecto más ambicioso Eddy y su hermano Francisco, es el que este último ideó hace 6 años cuando caminando por Caracas junto al cantante Jimmy El León, tuvo la inquietud de adaptar a salsa temas emblemáticos de la música ecuatoriana, especialmente canciones interpretadas por Julio Jaramillo, el artista ecuatoriano más representativo a nivel internacional. El encargado de realizar esa adaptación al género salsa fue el reconocido arreglista portorriqueño Ramón Sánchez.

Fue el 26 de mayo que el proyecto se hizo realidad en la plataforma del Centro Cultural Simón Bolívar, bajo el nombre de Tributo al Ruiseñor de América. Esa noche, los cantantes Álvaro Grannoble de Colombia, Jimmy, El León de Venezuela y la ecuatoriana Lila Flores interpretaron a ritmo de salsa: Guayaquil de mis amores, Carnaval de la vida, Romance de mi destino, Azabache, etc. Para la ocasión, la orquesta de Eddy Conga estuvo reforzada con los músicos puertorriqueños Raffie Torres, Ammie Machado, Simón Rivera, el colombiano Danny Jiménez, entre otros.

A decir de Francisco Mejía, el proyecto ha continuado creciendo y ahora con el nombre de Tributo de la Música Ecuatoriana, en octubre subirá al escenario de la Feria de Durán. Ahí sonarán 15 temas emblemáticos arreglados por el maestro Ramón Sánchez e interpretados por los solistas y la orquesta de Eddy Conga, quienes intervinieron en mayo. "Luego nos vamos a Nueva York y tenemos tres presentaciones en Madrid, Barcelona y las Canarias", asegura Mejía.

Eddy Conga expresa que el objetivo es que Ecuador tenga una orquesta de nivel internacional con un repertorio de temas nacionales y boleros que popularizó Julio Jaramillo, El Ruiseñor de América.

Eddy Conga perdió hasta sus apellidos. Pero ganó esa música, que como sangre apasionada, lo navega por dentro y él la interpreta para poner a gozar a su gente.