Escasean fármacos para varios males en el IESS

Por tercera ocasión en los últimos seis meses hay un desabastecimiento de medicinas para el tratamiento del VIH en el hospital del IESS Teodoro Maldonado Carbo, ubicado en el sur de la ciudad. Por esta razón la Asociación Manantial, que apoya a personas que viven con el virus, presentó una denuncia ante la Defensoría del Pueblo.

En un recorrido que realizaron la mañana de ayer por este centro los representantes de ambos organismos y de la Coalición de personas con VIH constataron que no solo faltan antirretrovirales como el efavirenz, duranavir y raltegravil, que se deben tomar constantemente porque si no crean resistencia, sino también fármacos para tratar enfermedades catastróficas y oportunistas.

Un medicamento es la talidomida, utilizada en casos en los que los tratamientos convencionales para el cáncer (quimio y radioterapia) no han tenido éxito o no son viables. Luis, de 61 años, quien tiene cáncer a la médula y toma el fármacos, dijo que su entrega ha sido intermitente en los últimos meses. Cuando escasea en el hospital debe comprar en farmacias externas a un dólar cada pastilla. Debe ingerir dos al día.

Una funcionaria de Farmacia y Bodega del hospital le indicó a los miembros de la Defensoría del Pueblo que la escasez de medicamentos no ocurre porque la institución no tiene recursos económicos sino porque los procesos de contratación se deben realizar a través del Instituto Nacional de Compras Públicas (Incop) y este no hace a tiempo las observaciones ni califica pronto a los oferentes.

En la página web del Incop (www.incop.gob.ec) aparece por adjudicar la adquisición de 12.960 tabletas de raltegravir de 400 miligramos, a un precio referencial de 154,612.80 dólares. Un total de 1.903 pacientes infectados reciben su tratamiento en este hospital.

Según el delegado de la Asociación Manantial, el nuevo director del hospital Francisco Cevallos también se excusó por la falta de medicinas y dijo que el problema se debía solucionar desde la Dirección, en Quito, ya que allá es donde se autorizan las compras para así nivelar este desabastecimiento, mientras a la par se realiza el proceso por medio del Incop.

La representante de los pacientes con enfermedades catastróficas, Francisca Reinoso, recordó la importancia de que los pacientes con este tipo de afecciones tomen a diario su medicina ya que pueden recaer porque se bajan sus defensas como sucede cuando se tiene VIH. Incluso los usuarios se quejan por la falta de Complejo B y vitamina C, indispensables en estos casos. El personal del hospital indicó que está próximo a agotarse el paracetamol, que es el único fármaco que el Ministerio de Salud permite comercializar en esta época por el repunte de casos de dengue.

Se espera que el jueves la Defensoría del Pueblo se reúna con la Asociación Manantial para dialogar sobre el caso, aunque los abogados de la entidad dijeron en el recorrido que lo apropiado sería mantener una reunión entre los directivos del IESS, la Defensoría, el Incop y representantes de los pacientes afectados, para así plantear una solución definitiva.

Continúa escasez

Según la Asociación Manantial, el primer desabastecimiento de antirretrovirales se dio en noviembre pasado; el segundo, en febrero; y este último, en abril.