Bebés fallecen seguido por causa de 'sufrimiento fetal'

Manuel Toro
ESMERALDAS.- "Yo vi cuando sacaron dos cuerpos", dijo un habitante del barrio Propicia 1 al referirse a la muerte de por lo menos tres neonatos, en menos de 24 horas del pasado lunes, supuestamente en la maternidad Virgen de la Buena Esperanza, en el sur de la ciudad de Esmeraldas.

Ninguna autoridad de salud confirmó o desmintió la versión de usuarios de esta maternidad, donde funciona la Unidad de Cuidados Intensivos de Neonatología y de Obstetricia del hospital Delfina Torres de Concha, que se remodela.

El médico Freddy Briones, director de la maternidad, dijo no tener autorización del director de Salud de Esmeraldas, César Díaz, para emitir declaraciones. Este a su vez se encontraba en reuniones, por lo que tampoco se obtuvo su versión.

En la sala de Neonatología de esta maternidad, médicos y usuarios dijeron que nadie había fallecido en las últimas 48 horas. No obstante, se confirmaron por lo menos dos decesos en la sala de partos. "Conozco el caso de una paciente que llegó de San Lorenzo (...), vino con sufrimiento fetal (problemas en el embarazo que originan inconvenientes al nacer)", dijo Briones sobre uno de los casos de menores fallecidos. Dijo que necesita permiso para entregar copias del área de Estadística sobre cuántos fallecimientos ha habido en esta maternidad en los últimos días.

Jackeline Preciado Estacio contó que llevó a María Araceli Ortiz Ortiz a la maternidad para que alumbrara, luego de que le dieron el pase desde San Lorenzo. Afirmó que la gestante previamente se hizo un eco en una clínica privada y se comprobó que su bebé estaba con vida. "No me dejaron entrar a la maternidad; después me entregaron el cadáver dentro de una caja de cartón y dijeron que el niño nació muerto. No hubo explicación de lo que pasó", dijo mientras veló por una hora el cuerpo del bebé afuera de la casa asistencial, antes de llevarlo a sepultar en San Lorenzo.

Más datos: Neonatos
Casos anteriores
En tres hospitales públicos del país, 51 bebés murieron a inicios del 2011, algunos por causa de bacterias: 13 fueron en el Gustavo Domínguez de Santo Domingo de los Tsáchilas, 12 en el Francisco de Ycaza Bustamante de Guayaquil y 26 en el hospital Isidro Ayora de Loja.