Científicos advierten que parásito de la malaria aumenta resistencia a medicamentos

AFP
WASHINGTON.- Un tipo de malaria mortal que es resistente a los tratamientos farmacológicos disponibles se propaga rápidamente en la frontera entre Tailandia y Birmania, haciendo crecer la preocupación de una epidemia incontrolable, anunció un grupo de científicos este jueves.

Dos estudios publicados en la revista médica 'The Lancet'  y la científica 'Science' mostraron que la enfermedad se propaga rápidamente en un nuevo territorio y en una región identificada del genoma del parásito, que podría ser responsable de la mutación que le permite sobrevivir.

La malaria es una enfermedad transmitida por el mosquito Anopheles y causada por un parásito, el Plasmodium falciparum, que mata a 1,2 millones de personas en el mundo anualmente, según estimaciones de Instituto de Métrica y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington, en Seattle (noroeste).

La malaria resistente al tratamiento estándar, la artemisina, fue confirmada en Camboya en el 2006 y desde entonces se ha expandido 800 kilómetros al oeste de la frontera entre Tailandia y Birmania, afirmaron los investigadores.

Al estudiar a 3.202 pacientes a lo largo de la frontera noroeste de Tailandia cerca de Birmania desde el 2001 al 2010 y medir el tiempo que les llevaba en limpiar la infección de la sangre luego del tratamiento, los científicos fueron capaces de mostrar un incremento paulatino en la resistencia al fármaco.

El número de infecciones que desaparecieron de la sangre lentamente creció de 0,6% de los casos tratados en el 2001 al 20% en el 2010.

En el oeste de Camboya, 42% de los casos de malaria eran resistentes entre el 2007 y el 2010, lo que indica que la región de Tailandia y Birmania está rápidamente situándose a niveles parecidos a los de Camboya.

"La resistencia a la artemisina determinada genéticamente en Plasmodium falciparum surgió a lo largo de la frontera entre Tailandia y Birmania al menos hace ocho años y desde entonces se ha incrementado sustancialmente", afirma el estudio de 'The Lancet'.

"A este paso de incremento la resistencia alcanzará los niveles encontrados en el oeste de Camboya en dos a seis años", agregó.

La investigación de la revista 'Science'  se centró en lo que estaba convirtiendo a estos parásitos en diferentes, y encontró que una región en el cromosoma 13 del parásito estaba fuertemente asociada con la lenta limpieza en la sangre de la infección.

Genes dan resistencia
Los científicos secuenciaron los genomas de 91 parásitos Plasmodium falciparum de Camboya y el oeste de Tailandia y los compararon con parásitos de Laos, donde la resistencia a los últimos medicamentos basados en la artemisina no se ha producido todavía.

Encontraron siete genes que podrían ser responsables de hacer al parásito resistente al tratamiento y que podría explicar el incremento de 35% en la resistencia en el sudeste asiático.

"Hemos visto la aparición de resistencia de la malaria a nuestros mejores fármacos y esos parásitos resistentes no están solo confinados al oeste de Camboya", afirmó el principal autor del estudio, Francois Nosten, director de la Unidad de Investigación de Malaria de Shoklo que se especializa en el estudio y tratamiento de la malaria en la región de Tailandia y Birmania.

"Esto es extremadamente preocupante y indica que estamos en una carrera contra el tiempo para controlar la malaria en esas regiones antes de que la resistencia al medicamento empeore y se desarrolle y propage más".

Los estudios fueron financiados por la organización sin fines de lucro the Wellcome Trust y los Centros Nacionales de Salud de Estados Unidos. El equipo de científicos estuvo formado por investigadores del Centro de Medicina Tropical de la universidad británica de Oxford y el Instituto de Investigación Biomédica de Texas en Estados Unidos.