Jorge Parra: 'Un 70% de adolescentes madres deja de estudiar'

¿Cuál es el impacto social en el país de tener un alto índice de embarazos adolescentes?
De las chicas que se embarazan, un 70% no ha podido retomar sus estudios. Ellas han truncado sus proyectos de vida dedicándose a criar un niño cuando no se lo esperaba. Ese es el principal impacto. El segundo es que la probabilidad de que las chicas adolescentes sigan en la pobreza después de un embarazo es casi el doble de las chicas pobres que no se han embarazado. Esto, según un estudio realizado aquí en el Fondo de Población.

¿Existe un impacto en la salud de las adolescentes?
La mortalidad infantil de los hijos de las madres adolescentes está incrementada respecto a las madres no adolescentes.

¿A qué responde esto?
Hay un factor biológico. El cuerpo de la adolescente aún no está preparado para procrear. Segundo, los cuidados que necesita el bebé requieren también maduración emocional de la madre. Una mujer que recién sale de su infancia básicamente va a requerir mucho apoyo porque un porcentaje de estas chicas no tienen pareja.

¿Qué tipo de información hace falta recopilar en torno a este problema?
Hay cosas que se sospechan pero todavía no hay una estadística exacta. Existe evidencia de que gran parte del embarazo adolescente en menores de 15 años se produce por violencia sexual.

El 30 de marzo de 2007, los ministros de Salud de la subregión andina resolvieron reconocer al embarazo en adolescentes como un problema de salud pública ¿Desde entonces qué se ha realizado en el país?
Esa reunión se dio en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia). Yo expuse el problema ante los ministros. Por Ecuador estaba Caroline Chang (exministra de Salud). El encargo fue que los ministerios formulen una política para prevenir el embarazo en adolescentes. Hasta el 2010, se implementaron 130 servicios de atención diferenciada para adolescentes en el país (de los 2.800 existentes). Fue un logro en cuanto a posicionar el tema. Sin embargo, en enero del 2011 se dio un salto cuando el presidente Rafael Correa dispuso la elaboración de una campaña más agresiva. Pero ningún plan de prevención sale adelante sin un fuerte programa educativo. No es cuestión de ofrecer anticonceptivos. Hay que educar a los jóvenes en el tema de sexualidad. En esto lamentablemente hay mucho por hacer.

Pero aún no se consiguen resultados ya que se incumplió la meta inicial de reducir en un 25% la tasa de embarazos adolescentes.
Evidentemente, no se ha alcanzado esa meta. Este año se va a realizar la Encuesta Nacional de Salud, Salud Reproductiva y Nutrición (Ensanut) que estudiará a la población de cero a 60 años a nivel nacional, y, dentro de ellos a las mujeres en edad fértil de 12 a 49 años. Se calcula que a fin de este año tendremos los resultados. Con esto tendremos una visión exacta de cómo va el tema.