La esquina del idioma

Incorporación no es sinónimo de graduación
Las palabras graduación e incorporación no son sinónimas. El sustantivo femenino graduación, en el contexto de las ceremonias de grado, significa acción y efecto de graduarse, obtención de un título de bachiller, licenciado o doctor. También denota obtener un diploma de una carrera corta.

Incorporación es la integración de alguien o de algo en un todo, la acción de levantar la cabeza o la parte superior del cuerpo, de integrarse a una empresa para trabajar, unirse a un grupo social. No significa salir o egresar de una escuela, colegio o universidad; tampoco, graduarse.

Los funcionarios pueden ser públicos o privados
El uso de funcionario ha cambiado. Desde el diccionario académico de 1984, aparte del significado de persona que desempeña profesionalmente un empleo público, también se usa para referirse a un empleado importante o de cierta categoría, que bien puede ejercer sus funciones en un organismo privado o estatal, aunque en este último ámbito suele usarse con preferencia.

Para evitar el uso de las palabras «público» o «privado», es mejor especificar el ámbito en que ejerce el funcionario del que se habla. Así, se puede decir o escribir funcionario del Municipio, funcionarios del Gobierno, funcionario de la Comisión de Tránsito del Ecuador, funcionario de diario El Universo, funcionario de Supermercados El Rosado, funcionarios de Ecuavisa, funcionarios de almacenes De Prati...

Manaba y guayaco son gentilicios ecuatorianos
Un lector me pregunta si esos gentilicios existen, y me apresuro en responder que nosotros, los hablantes, damos vida a las palabras desde el preciso instante en que las pronunciamos.

En ese momento el vocablo se incorpora a nuestro léxico y al léxico del grupo interlocutor, al margen de que el término en cuestión figure o no en un diccionario. Pero este no es el caso de los adjetivos presentados, pues los dos constan en el DRAE.

Manaba es de uso coloquial, y se refiere a la persona que ha nacido en la provincia de Manabí. Tiene uso indistinto con manabita, aunque este suele tener un empleo más formal.

Guayaco alterna en el uso con guayasense para aludir a los naturales de la provincia del Guayas, según el diccionario académico.

A partir de esto, todos los habitantes de esta provincia ecuatoriana además de adoptar el gentilicio del cantón o parroquia en que nacieron, pueden denominarse también guayacos o guayasenses.

El adjetivo guayaquileño es más específico, pues se usa para mencionar solamente a los oriundos de la ciudad de Guayaquil.

FUENTES: DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA (2001), DICCIONARIO PANHISPÁNICO DE DUDAS (2005), ORTOGRAFÍA DE LA LENGUA ESPAÑOLA (2010), DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Y LA ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA; NUEVO TESORO LEXICOGRÁFICO DE LA LENGUA ESPAÑOLA, DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA.

Lea además...