Las discapacidades se pueden prevenir a través de un examen

Misael es el tercer hijo de Jéssica Vergara, de 33 años, que nació en la maternidad del Guasmo Matilde Hidalgo de Prócel. Él es el primero en la familia de Vergara al que se le realizó el pasado 21 de diciembre la prueba de tamizaje neonatal cuando tenía cuatro días de nacido.

Con este examen, que consiste en extraer seis gotas de sangre del talón derecho de los niños y niñas entre cuatro y siete días de nacido, según el encargado del programa de tamizaje neonatal, Álex Camacho, se prevé prevenir discapacidades intelectuales, así como la muerte precoz en los infantes.

El programa de tamizaje neonatal Con Pie derecho, la Huella del Futuro, es una iniciativa de la Vicepresidencia de la República que aspira a evitar al año 251 casos de discapacidad.

Camacho explica que enfermedades que afectan el metabolismo como el hipotiroidismo congénito, fenilcetonuria, galactosemia e hiperplasia suprarrenal no solo causan discapacidad intelectual sino muerte prematura en el recién nacido. Son estas dolencias las que precisamente se detectarán a través de este examen.

Camacho insiste en la importancia de hacerlo, pues estas dolencias no tienen síntomas visibles al inicio y cuando aparecen ya es demasiado tarde y pueden haber afectado el desarrollo intelectual.

La encargada de este programa en Guayas, Pamela Zea, coincide con Camacho y añade: "Es a partir del mes de vida que comienzan a verse trastornos, en especial el retraso mental, y ya el daño es irreversible". En esta provincia, hasta el pasado 28 de diciembre, el tamizaje se aplicó a 2.460 neonatos.

En el caso del hipotiroidismo congénito, específicamente asevera Camacho, si en el niño es detectado antes de los 28 días es completamente normal, lo ideal es que su tamizaje sea hecho entre el cuarto y séptimo día, porque mientras más tiempo pasa más son las posibilidades de una discapacidad intelectual. "Luego de los 28 días, por cada semana que se tarda en el diagnóstico y en el tratamiento el niño o niña va perdiendo tres puntos en el coeficiente intelectual, es decir, desde el tercer mes el niño tendrá el 25% de disminución en su función cerebral, pasados los seis meses tendrá discapacidad intelectual irreversible".

Por eso desde el pasado 2 de diciembre se realiza esta prueba en todos los centros y subcentros de salud del país.

Una vez que se toma la muestra, se la coloca en un sobre y se la envía al centro de tamizaje neonatal del Ecuador, en las calles Iquique y Yaguachi, entidad que entregará los resultados dentro de 24 horas.

Hasta el pasado 13 de enero, según Camacho, se realizaron más de 16.000 de estas pruebas en el país.

Asimismo dice que en este mes se empezará una capacitación sobre los beneficios de las pruebas, mientras que para el segundo semestre se incluirá otra para el sector médico privado como la Junta de Beneficencia de Guayaquil (JBG) y el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

Eso significa que el personal del IESS o de la Junta de Beneficencia de Guayaquil podrá conocer sobre el programa, por ejemplo, asistiendo a la maternidad del Guasmo Matilde Hidalgo de Prócel.

En la segunda fase también se prevé entregar todo el material sobre el programa de tamizaje neonatal a estas entidades.

"Este es un programa que en algunos países tomó 20 años en desarrollarse y en tener cobertura de más del 80%", señala.

No obstante, enfatiza que antes de empezar con la capacitación en las unidades de salud privadas se fortalecerá el sistema privado. "Nosotros decidimos que todo acceso que haya que fortalecer se lo haga en los primeros meses, de tal manera que luego de los seis primeros meses se pueda potencializar el sistema de salud".

En este mes también se empezará una campaña con las embarazadas para promover la toma de la prueba. "A las madres se les dará una carta en la que se las felicitará por el nacimiento de su hijo y se las animará a hacer la prueba".

El Estado invertirá $ 6 en cada prueba que se realice a los neonatos. Según Camacho, en el sector privado este examen cuesta unos $ 260. "Al ser gratuito se espera prevenir más discapacidades".

Asimismo indica que en el futuro se aspira a realizar otras pruebas, una de estas contra la fibrosis quística. Sin embargo, resalta que la Vicepresidencia decidió empezar por estas cuatro enfermedades, porque además de diagnosticar la dolencia hay la posibilidad de "tratar y garantizar una vida normal".

El Ecuador era uno de los 28 países en el mundo que no tenían desarrollado este programa como una estrategia de prevención dentro de una política estatal de salud pública. En este se invertirá, en cuatro años, cerca de $ 17'000.000.

Primer caso

En Azuay se previno que un neonato con hiperplasia suprarrenal, una de las cuatro enfermedades que se detectan con el tamizaje neonatal, tenga discapacidad intelectual en el futuro.

Segundo caso

La semana pasada a otro menor se le hizo esta misma prueba en Bolívar. Al infante se le detectó hipotiroidismo congénito. Hoy está en tratamiento y no tiene signos de discapacidad.