En colegios, comisiones empiezan a analizar los cupos para octavo año

Marcos Quito se retiró el pasado viernes del colegio fiscal Dolores Sucre complacido tras entregar las copias de las libretas de calificaciones de su hijo Andrés Steven Quito a Sídney Villegas, quien era la encargada de receptar la documentación de los aspirantes a octavo año.

Comentó que registrar a su hijo, quien terminó en la escuela República de Chile, en este colegio emblemático era un opción esperada porque en el sector donde reside, cerca de La Florida, no hay colegios fiscales. “Mi hijo ha sido buen alumno en la primaria y por eso espero que se tome muy en cuenta el mérito académico a la hora de elegir”, dijo este padre de familia al indicar que resultaría conveniente ubicar a su hijo en este colegio cercano a su casa.

El Dolores Sucre es parte de la lista de los 15 colegios fiscales que en Guayaquil aplicarán este año lectivo la coeducación (alumnado mixto). El pasado viernes culminó el proceso de inscripciones para quienes aspiran a un cupo para octavo año y que, de acuerdo con la disposición ministerial, debe ser distribuido en un 50% para mejores alumnos y el otro 50% para las escuelas zonificadas.

En diez de los colegios femeninos de esta ciudad se registraron 1.250 niños y 206 niñas en los colegios Vicente Rocafuerte y Aguirre Abad.

Desde esta semana empezarán a trabajar, en cada plantel, las comisiones encargadas de elaborar los listados de los estudiantes que obtendrán un cupo por méritos académicos.

Cada comisión estará integrada por el rector o su delegado, un representante del comité de padres de familia y del gobierno estudiantil.

Dolores Lecaro, rectora del colegio Dolores Sucre, dijo que la comisión empezaría a trabajar desde el pasado fin de semana. “Vamos a analizar uno por uno”, expresó, al indicar que el cupo para octavo año es solo de mil alumnos. En este plantel se registraron, hasta el 13 pasado, 125 varones y 1.500 mujeres.

En el instituto técnico fiscal Guayaquil se realizarán dos sesiones de trabajo mañana y el miércoles para la revisión de los documentos. La mañana del pasado viernes unos cincuenta padres de familia se mostraban ansiosos por registrar a sus hijos e hijas en el último día.

Una de ellas era Daysi Pinto. Ella inscribió a su hija, Gabriela Coronel, y a su sobrino, Sebastián Coronel. Ambos culminaron la primaria en el escuela fiscal Isabel Morlás.

Pinto sabe que los niños por venir de una escuela pública serán zonificados a un colegio fiscal de la zona donde viven, pero recalcó que lo que busca es un plantel con calidad educativa.

Los registros se cerraron con 1.250 mujeres y 407 varones.

En el colegio fiscal Vicente Rocafuerte la comisión se reunirá mañana. Ahí hubo la inscripción de 185 niñas y 664 varones, mientras que en el Aguirre Abad se registraron 21 mujeres y 84 varones.

La publicación de los estudiantes favorecidos con un cupo para octavo año será del 23 al 27 de este mes.

El subsecretario de Educación del distrito Guayaquil, Juan Carlos Rodríguez, consideró que ha sido positiva la aplicación de la coeducación en los planteles tradicionalmente femeninos o masculinos. Y mencionó el caso del Aurora Estrada Ramírez, donde se reportó el registro de 113 varones y 400 mujeres; en el Provincia del Tungurahua, 126 varones y 376 mujeres; en el 28 de Mayo, 220 varones y 900 mujeres.

Entre los cambios que se aplicarán están los uniformes.

Rodríguez expresó que se han aprobado prendas estándar y sencillas que no afecten la economía familiar: camisetas tipo polo o camisas blancas con el logo del colegio y, en el caso de los que recibirán varones, se ha optado por el jean.