La esquina del idioma

«Yapa» o «llapa» es sustantivo de procedencia quichua
«Yapa» equivale a regalo, propina, adehala, ayuda, aumento, añadidura, agregado, extra. Se usa para referirse a cosas materiales o inmateriales.

En los ambientes comerciales del siglo pasado era común que el dueño o expendedor de una tienda o negocio diera la yapa a sus clientes. Por ejemplo, si se compraba una libra de arroz, el tendero daba la yapa al dejar caer en la romana unas dos onzas más de la gramínea.

Aunque en la actualidad esa dádiva es infrecuente, se continúa empleando el sustantivo yapa para referirse a todo lo que viene agregado o de más. Así, de manera coloquial, cuando alguien desea, por ejemplo, que le sirvan un plato copioso de alimento, suele decir «dame con yapa». Y se manifiesta «¡me vino con yapa!» cuando al hacer una compra nos regalan algo, que puede ser una pluma o esferográfica, un calendario u otro souvenir.

En el ámbito de la ingeniería, yapa es un azogue o mercurio que en las minas de plata se añade a este mineral para que se beneficie y facilite su trabajo en el buitrón (explanada honda y revestida de ladrillos, losas u otro material).

DE YAPA
Esta locución adverbial tiene mucha acogida en estos días. Se usa con los significados de ‘además’, ‘gratuitamente’, ‘para colmo’, ‘a más de esto o aquello’. Por eso es normal escuchar frases como «el sueldo no le alcanza para pagar sus gastos, y de yapa lo asaltaron»; «aún no se recupera de la decepción amorosa anterior, y de yapa su novia actual se fue con otro».

Acerbo y acervo
El adjetivo acerbo y el sustantivo acervo por tener pronunciación idéntica causan problemas de escritura y suelen dejar ambigüedades en los textos.

Para evitar errores, hay que tener presente que acerbo (con be) significa ‘ácido, áspero, agrio, amargo al gusto’ (medicamento, vino acerbo); ‘severo, riguroso, cruel, despiadado, desapacible’.

Y acervo (con uve) consta en el diccionario académico con los sentidos de ‘conjunto de bienes morales o culturales acumulados por tradición o herencia’; ‘haber que pertenece en común a varias personas, sean socios, coherederos, acreedores, etcétera’; ‘montón de cosas menudas, como trigo, cebada, legumbres’.

Por lo tanto, a partir de los significados que anteceden, podemos hablar de acervo cultural, acervo de conocimientos, acervo de granos (lentejas, fréjoles), acervo de hortalizas y de verduras; pero no deberíamos decir que hay comentarios acervos; pues en esta última frase el contexto determina que acerbo va con be y no con uve.

Hay que tener cuidado también al usar el verbo acervar, con uve y no con be, que se emplea para denotar acumulación o reunión de personas, animales y cosas.

FUENTES: DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA Y DICCIONARIO PANHISPÁNICO DE DUDAS, DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Y LA ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA.