Los famosos nos cuentan su rutina diaria

Si hay algo que gira en la vida de Silvia Ponce es el deporte. Desde los 18 años va al gimnasio. Ahora con 36, ha experimentado en el atletismo, yoga, jiu-jitsu, pole dance, crossfit, entre otros.

No solo lo hace por salud y para mantenerse en forma, sino porque es parte de su trabajo. Tiene un programa televisivo, ‘Silvia al máximo’. “Lo disfruto muchísimo. Estoy haciendo un trabajo y a la vez me ayuda a sentirme bien”.

Recuerda que desde que se graduó del colegio e ingresó a trabajar a un banco, iba a un gimnasio en Miraflores, con su prima, Sandra Yépez. “Me acuerdo que al tercer día de haber hecho tantos ejercicios, me dolían tanto las piernas que se me doblaban y no podía caminar”, cuenta riendo.

De todos los deportes que ha hecho se queda con el atletismo que lo practica desde hace dos años porque lo puede hacer en cualquier parte, hasta cuando se va de viaje. “Agarro mis zapatos, mi short y puedo correr así no haya gimnasio. Siempre está la calle”.

Para ella, hacer deportes durante 20 años la ha ayudado a librarse de las tensiones. Asegura que ahora se dedica más a los deportes. “Creo que como todas las mujeres vanidosas, nos gusta sentirnos y vernos bien”.

Su rutina cambia según la semana laboral. Corre pasando un día, media hora en la vía, va al gimnasio Flex, donde con su instructor personal, Rodrigo, hace pesas por una hora. “A mí me gusta parar, no forzar mucho a mi cuerpo cuando siento que me habla y me dice: para”, explica.

Silvia ha sido madrina de algunos eventos deportivos como la carrera 5k de los bomberos y la de Nike. También participó en la media maratón de Guayaquil 21k. Recalca que no compite para ganar ni con el resto, sino con ella misma.

En atletismo la acompaña su hija Daniela, de 12 años. “Me dijo cómprame unos zapatos para correr, un short, fue equipadita. Me parece increíble. Cuando salgo en la ciudadela se me une”.

Realmente el deporte ha cambiado su estilo de vida. Prefiere dormir temprano porque tiene una competencia la mañana siguiente. “Me siento orgullosa de mí”. Ella aconseja no pensar tanto si salir a hacer ejercicios. “Si lo pensaste, desempolva tus zapatos y sal”.

Ejercicio, su necesidad
Muchos lo vieron por primera vez a través de sus pantallas de televisión cuando participaba en el concurso de talentos ‘Escuela de Famosos’, que transmitió Ecuavisa. Pero Juan Xavier Ponce, de 21 años, ya era conocido en el ámbito deportivo de Guayaquil. Jota, como lo apodaron sus amigos en el mundo del tenis, practicó este deporte desde los 12 años, incluso participó en un Challenger de Guayaquil y uno en Salinas.

Dejó el tenis para dedicarse a sus estudios de finanzas en Estados Unidos. Cuando volvió a Ecuador entró a ‘Escuela de Famosos’ , donde fue presa de la tensión y el estrés. Su mejor escape fue crossfit, confiesa, deporte en el que se involucró gracias a uno de sus mejores amigos, José Luis Roseney, dueño del gimnasio Kallpa Crossfit (km 4,5).

Jota recuerda que durante su estadía en el programa no tenía tiempo para dedicarse a los entrenamientos, pero ahora practica regularmente unos 45 minutos diarios en Kallpa. “El ejercicio te libera del estrés, el crossfit era una forma de librarme de los problemas de la escuela”, dice ahora más relajado.

De las rutinas que practica diariamente, Jota resalta lo divertido de estas, pues no se repiten. “Hay días que son más cardio, otros son más de fuerza, es muy variado. Va desde subir el cabo a cargar pesas es un entrenamiento bien extenso”, cuenta.

Las rutinas pueden incluir levantamiento de pesas, remo, bicicleta, uso de aros, saltos y carreras. En este deporte, explica José Luis, el entrenador, se trabaja el cuerpo como una unidad. “Depende de la meta que se quiera alcanzar, correr una maratón o ser un levantador de pesas olímpico”. En el caso de Jota, es para mantenerse activo.

“Lo practico por mantenerme saludable, me gusta el deporte, lo he hecho toda mi vida y no pienso dejarlo. Cuando dejé el tenis, había bajado mi físico, pero es un proceso (el crossfit) en el que ves mejoras todos los días, te das cuenta de que levantas más peso, rindes más ”.