Males no transmisibles, nuestro nuevo enemigo

bbcmundo.com
.- La Asamblea General de Naciones Unidas firmó un "compromiso histórico" para combatir al peor asesino de la humanidad: las enfermedades no transmisibles, que matan a 36 millones de personas cada año.

Esta es la segunda vez que un asunto urgente de salud se discute en una cumbre de la ONU; la primera vez fue en el 2001, cuando el mundo enfrentaba uno de los periodos más álgidos de la epidemia de VIH y sida.

La situación ahora, afirma la organización, es igualmente grave con la pandemia que enfrenta el mundo de enfermedades no transmisibles: cáncer, trastornos cardiovasculares, diabetes y enfermedades crónicas respiratorias. El nuevo compromiso político para la prevención y control de estas enfermedades, dicen los expertos, refleja esta gravedad.

"La declaración es una señal clara de que los líderes globales reconocen el devastador impacto que las enfermedades no transmisibles están teniendo en todo el mundo y de que están comprometidos a reducirlas", dijo el doctor Marcos Espinal, gerente del área de Vigilancia de Salud y Prevención y Control de Enfermedades de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

"Y el desafío que tenemos en los países de las Américas es enorme porque son la primera causa de muerte y enfermedad en la región. Tenemos cuatro millones de muertes cada año a causa de enfermedades no transmisibles, el 74% de estas son de personas menores de 70 años".

"Tenemos 145 millones de fumadores, 129 millones de personas con sobrepeso y enormes tasas de una serie de enfermedades cardiovasculares, cáncer y diabetes. Es una situación muy grave que está teniendo un impacto económico terrible", agregó el doctor Espinal.

Los expertos están pidiendo luchar contra cuatro grandes factores de riesgo: controlar el consumo de tabaco, comer una dieta sana, hacer más ejercicio y reducir el consumo de alcohol. Se está pidiendo, en resumen, que la gente cambie la forma como está viviendo. "La tarea no es fácil -afirma Espinal- pero hay mecanismos y soluciones costo efectivas e intervenciones que pueden ser adoptadas fácilmente".

"Por ejemplo, el ejercicio físico, la gente no necesita gastar para hacer caminatas de una hora diaria. A nivel personal los hábitos de vida pueden cambiarse tomando consciencia de que es necesario dejar de fumar, no abusar del alcohol y comer una dieta sana".

"Y también los gobiernos deben tomar acciones, como la implementación de la convención del tabaco, el aumento de impuestos al alcohol y tabaco, la creación de espacios saludables en las escuelas y en las grandes ciudades que tienen pocos parques", afirma.

"Son una serie de condiciones preventivas que pueden lograrse si se trabaja juntos para evitar y controlar esta pandemia que silenciosamente está arrasando en la región de las Américas. La prevención es básica y si no tomamos acciones ahora estaremos enfrentando consecuencias nefastas e imposibles de controlar", concluyó el experto.