Dos nuevas técnicas quirúrgicas se implementan en hospital del IESS

Para quienes padecen de cáncer prostático localizado -cuando el tumor está dentro de dicho órgano- existe una nueva técnica para combatir este mal sin incisiones ni radiaciones, llamado el Hi Fu (aplicación de ultrasonido de alta intensidad focalizado).

Con esta técnica se produce lisis (desvitalización) de las células cancerígenas con la aplicación de energía térmica (calor) con más de 80° C, explicó Alfonzo Espinoza, urólogo del hospital del IESS Teodoro Maldonado Carbo, donde desde hace un mes se implementó este procedimiento.

Entre las ventajas de la aplicación de esta técnica está la recuperación inmediata - dos horas después de la intervención le dan el alta-, y que no va a tener efectos secundarios como la impotencia e incontinencia, trastornos que pueden adquirir quienes se someten a la prostectomía radical, la operación regular que se realiza en el país y que consiste en hacer una incisión desde el recto hasta los testículos.

Otro de los procedimientos que se efectúan para el mismo fin es la radioterapia, que por medio de radiaciones se queman la vejiga y el recto, al tratar al cáncer de próstata, efectos que no causan el Hi Fu, técnica que presenta menos del 1% de complicaciones. Además presenta una alarma que se enciende ante cualquier anomalía en el procedimiento.

Según Espinoza, en la semana atiende a unos 40 pacientes, de los cuales el 20% padece de cáncer prostático. Pero, de esa cifra, pocos son los posibles candidatos para aplicarles el Hi Fu, ya que la mayoría viene con el cáncer diseminado fuera de dicho órgano.

"Todo cáncer antes de diseminarse fue localizado, pero lamentablemente aquí no hay una cultura de prevención sino de curación. La mayoría viene cuando el cáncer ya está regado", expresó el especialista, quien recomienda chequearse a partir de los 40 años, edad en que por un proceso hormonal la próstata empieza a crecer.

El cáncer en la próstata se lo puede detectar por medio del examen sanguíneo PSA (antígeno prostático específico) más el tacto, con lo que se llega a una sospecha de cáncer. Y por medio de una biopsia se confirma el diagnóstico.

Este nuevo procedimiento se ha practicado en cuatro pacientes, comentó Espinoza, quien agregó que en quince días iniciarán la aplicación del Hi Fu de manera constante a los pacientes que lo requieran.

Prótesis modulares

Hasta el año anterior se enviaban a confeccionar al exterior prótesis para reemplazar segmentos de huesos y articulaciones de acuerdo con el tamaño de la parte afectada del paciente, a causa de tumores malignos primarios (cáncer localizado) y secundario (por metástasis).

Sin embargo, se debía esperar alrededor de tres meses hasta que la pieza llegara al país para poder operar al paciente, explicó el médico traumatólogo Gilbert Sotomayor, del hospital del Seguro Social.

Esta situación cambió, ya que desde hace seis meses se inició la utilización de prótesis modulares no convencionales, que son de titanio y se emplean para la misma finalidad, pero con la ventaja de que no son de una sola medida sino que vienen por módulos y en el momento de la cirugía acoplan las piezas hasta el tamaño que el paciente requiera, informó.

"El tener las prótesis aquí nos da tiempo de salvar el miembro. Lo que se hacía antes, lo que era más fácil, era amputar", expresó el especialista, quien agregó que los pacientes vuelven a caminar de forma normal al tercer día de la operación.

Hasta el momento se les han colocado estas prótesis a cinco pacientes. Hace un mes, comentó Sotomayor, se realizó la primera operación 'artroplastia total de cadera no cementada', utilizando prótesis Mini Hip (ver gráfico). Esta intervención consistió en reemplazar las articulaciones, que presentaban un tumor maligno, en el lugar donde embona el hueso con la cadera, con la prótesis.

A más de las prótesis, los pacientes deben recibir ciclos de quimioterapia, dependiendo de su diagnóstico.

Hi Fu

El equipo costó $ 750.000 y solo lo tienen en el país los hospitales del IESS de Quito y Guayaquil, y lo implementan desde hace un mes.

Déficit de urólogos

En el hospital del Seguro Social laboran seis urólogos. Esta cifra es menor a la de hace diez años, cuando había siete especialistas.

Prótesis modulares

En el mercado extranjero las prótesis se las pueden adquirir entre los $ 8.000 y $ 10.000.