¿Cuántos semáforos faltan?

El número de intersecciones que no cuentan con un semáforo es un dato indeterminado en la ciudad.

Así lo reveló el informe emitido el 2 de agosto pasado por Guillermo Argüello Santos, director municipal de Ordenamiento e Infraestructura Territorial, al secretario del Cabildo, Henry Cucalón, respecto del pedido del ente para asumir la competencia del tránsito.

Entre la información que solicitó la Asociación de Municipalidades del Ecuador (AME) para ese proceso, Guayaquil no pudo completar estos datos: kilómetros de vías rurales pavimentadas y no pavimentadas, número de estacionamientos, número de intersecciones no semaforizadas y cuántos medidores láser de velocidad existen en el cantón.

“Se intentó recaudar la información de las intersecciones no semaforizadas y de medidores láser de velocidad en la Comisión de Tránsito del Ecuador, pero se expresó que no disponen de aquello”, aclaró el documento suscrito por Argüello.

El director de Señalización de la CTE, William Juez, reconoció que la institución no cuenta con ese dato. La cantidad de “cuántas intersecciones no están semaforizadas exactamente no la puedo dar”, sostuvo.

Según cifras de la CTE, la urbe tiene 12.784 intersecciones, aproximadamente, de las cuales 583 tienen semáforos instalados por esa entidad y en 932 lo ha hecho el Cabildo.

En el resto de cruces, la CTE colocó, desde 2008 y en lo que va del año, 3.813 discos Pare.

Eso deja un promedio de 7.546 intersecciones que no contarían ni con semáforos ni con Pares.

“Al momento de la planificación de las ciudades desarrolladas, debería tener información no solamente de eso sino de todo, es decir, dónde hay semáforos, cuántos son inteligentes, dónde no está semaforizado, por qué no lo está y en qué lugares, dónde se produce mayor número de accidentes, cuántos vehículos pasan por una vía y una gran cantidad de cosas enormes que deberían haber”, aseguró Rosa Rada Alprecht, especialista en urbanismo de la Universidad Católica.

“Es fundamental tener información para la planificación y más para la urbana”, agregó.

Para que se instalen semáforos en un cruce de vías, la CTE realiza una inspección para verificar “si es o no factible”.

Esto se lo realiza luego de la solicitud del Municipio, que maneja la planificación y organización del tránsito o “porque nosotros (la CTE), a base de nuestras estadísticas de accidentes verificamos en una intersección donde ha habido equis accidentes, hacemos el análisis y puede que una de las soluciones sea instalar el semáforo”, explicó Juez.

“Si sale factible, instalamos la semaforización y adjuntamos esa intersección al sistema y pasa a tener un cronograma” de mantenimiento, detalló.

Rada coincidió con él y recordó que “Guayaquil es una ciudad muy grande y con certeza muchísimos lugares no necesitan tener semáforos y estamos hablando de todas las urbanizaciones. En el interior de la urbanización no necesita poner ningún semáforo, salvo cuando la urbanización, como en el caso de Urdesa, empieza a transformarse en una parte del (sistema de) tránsito de la ciudad, como el caso de la avenida Víctor Emilio Estrada, que hubo que semaforizarla”, recordó.

Insistió en que “es fundamental tener información para la planificación y más para la urbana”, porque lo contrario hace “menos efectivos” los planes.

Textual: Falta de información
Rosa Rada Alprecht
ESPECIALISTA EN URBANISMO
“Si no se tiene la información, no puede decirse cuántos semáforos faltan. No se ha hecho el diagnóstico que debería tener la Comisión, porque no es su función hace dos o diez años sino de toda la vida”.