La educación sexual es un tema con baja nota en los planteles

Se pasan a escondidas las hojas de cuadernos durante la clase. Son dibujos de los órganos sexuales del hombre y la mujer que provocan curiosidad y comentarios en doble sentido entre los adolescentes. La misma reacción causa un video pornográfico que intentan ocultar de la mirada del maestro o el comentario obsceno de la foto que alguien colgó en internet de la parte trasera de una docente.

Estos casos –que se registraron en tres planteles fiscales de la ciudad– demuestran, según lo reconocen orientadores y profesores, la falta o escasa educación sexual en los planteles.

¿Por qué se embarazan las chicas a corta edad?, ¿cómo se usa el condón?, ¿cómo defino mi identidad sexual?, ¿cómo se transmiten las enfermedades venéreas?, ¿qué es la homosexualidad o el lesbianismo?, ¿si soy violada a quién puedo acudir? son algunas de las inquietudes que surgen entre los adolescentes que, en ocasiones, ya sea por temor o vergüenza, buscan resolverlas con “amigos” de su edad o en internet.

Desde 1998 en que se creó la Ley de la Educación de la Sexualidad y el Amor se han expedido acuerdos en esta materia como el Plan Nacional de Educación para la Sexualidad y el Amor (2002) y el Programa Nacional de Educación Sexual y el Amor (Pronesa). En el 2006 (acuerdo 403) se institucionalizó la Educación de la Sexualidad, en el 2007 el Plan Nacional de Prevención del Embarazo de las Adolescentes y en el 2008 el Plan Nacional para la Erradicación de los Delitos Sexuales en el Ámbito Educativo, entre otros. El Ministerio de Educación anunció que en el 2009 la educación sexual sería implantada como materia desde primero de básico hasta bachillerato para lo cual se distribuirían textos especializados a los maestros y se los capacitaría. Pero en algunos planteles fiscales se reclama una capacitación y el material específico.

La subsecretaria de Educación del distrito Guayaquil, Mónica Franco, dice que hace dos años se capacitaron a más de 30 mil docentes a nivel nacional sobre sexualidad, a través de Pronesa. También menciona que “en el 2008 y 2009 se distribuyó el libro y la guía a los docentes en los talleres”.

Franco recalca que la educación sexual no tiene por que ser una materia, sino “momentos de aprendizaje, secciones de currículo como un tema más”.

“Ellos (maestros) pueden hacer esa sugerencia (materia), pero el diseño curricular se debe manejar con cuidado...”.

En la actualidad, en los planteles la educación sexual se imparte, según docentes, como eje transversal como lo señala el acuerdo 403 (en todas las materias). En los libros de Ciencias Naturales, como los de octavo y noveno de básica, que entrega de manera gratuita a los planteles públicos, constan el capítulo 5: Los ciclos en la naturaleza y sus cambios: El ser humano. Ahí se mencionan temas como desarrollo del ser humano, cambios físicos y emocionales en los adolescentes y conceptos breves de lo que es el embarazo precoz, sustancias nocivas, el rol del adolescente.

Para la rectora del colegio fiscal Assad Bucaram, Sandra Cottallat, urge que el Ministerio de Educación imparta una nueva capacitación a los docentes y dotar de material específico.

Unos 650 alumnos se educan en el Assad Bucaram, suroeste de la ciudad. La psicóloga Italia Farías es la única del Departamento de Orientación y Bienestar Estudiantil (DOBE). Su labor es apoyada por los inspectores como Carol Ruiz. Ella imparte Informática y Valores.

Ruiz recalca que falta más comunicación entre padres, hijos y docentes. Durante la entrega de libretas, añade, aprovecha la presencia de los representantes para hablar con ellos. “A veces los chicos callan lo que les está pasando por temor a ser castigados”, dice al indicar que en sus clases trata de ganarse la confianza de sus alumnos.

Olga Franco, de Pronesa de la Dirección Provincial de Educación, aclara que el tema de orientación no solo debe limitarse al DOBE, sino a toda la planta docente que no debe ver al alumno como un “agente receptor” del conocimiento, sino como una persona a quien se lo debe formar integralmente.

Jairo León dice que con su maestra de Contabilidad no solo puede hablar sobre la materia, sino también contarle sus inquietudes como adolescente de 15 años. “Le tengo más confianza (...) me dice que no cometa errores, que me cuide y si voy a tener relaciones si no tengo para un condón debo comprar preservativos”.

Él señala que en internet obtiene información fácil sobre sexo y otros temas que puede ser falsa. Por eso, su compañera Antonella Piguave, de 14 años, dice que en Facebook solo pone “ciertas cosas que sé que no van a afectar mi autoestima”. León y Piguave aseguran que sí hablan de sexo con sus padres, pero que es necesario complementar en el plantel.

Ambos son alumnos del colegio fiscal Alfonso Aguilar Ruilova (vía a Daule), donde se educan 193 jóvenes en el bachillerato y 134 en el básico. Solo una orientadora es la encargada del DOBE. Esa falencia, señala el rector Manuel Ortiz, ocasiona una desventaja para educar en sexualidad. “Nuestra mayor preocupación es el alto número de embarazos precoces, es una problemática nacional”.

La jefa provincial de Pronesa dice que en Guayaquil trabajan con la Misión Alianza en los colegios fiscales donde esta organización da atención. Unos 65 docentes recibieron dos capacitaciones este año sobre VIH, equidad de género, mitos y tabús, entre otros. “Lamentablemente no podemos llegar a todos...”, dice y recalca que no es la primera vez que se los capacita. “Siempre damos, pero cuando se trabajó con ellos, por ejemplo en el uso del condón, es como si recién estaban aprendiendo (...) y nos damos cuenta de que no aplican la metodología adecuada”.

Datos

Comunicación con padres y docentes es lo que más reclaman los jóvenes. Antonella Piguave, Jairo León y María José Zambrano, del colegio Alfonso Aguilar, dicen que se deben dar charlas y foros sobre sexualidad.

En el colegio fiscal Assad Bucaram se planea implementar la Escuela para Padres, para llegar a los representantes de los alumnos. Los docentes han empezado a capacitarse y planean abordar, con apoyo de un CD, temas sobre cómo educar a los hijos y comunicación. También están en el programa Maltrato Cero. del Municipio de Guayaquil.