Hepatitis crece sin freno y de forma silenciosa

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en su asamblea general, designó el 28 de julio (ayer) como el Día Mundial de la Lucha contra la Hepatitis, para estimular la prevención y control de la enfermedad.

Hasta el año pasado, este día se recordaba el 19 de mayo. Alrededor de un millón de personas mueren cada año de hepatitis, que es la inflamación del hígado causada por una infección viral, señala la OMS.

Según el hepatólogo Eduardo Marriott, especialista del hospital Teodoro Maldonado Carbo, la hepatitis viral es una enfermedad que progresa en silencio, por ser asintomática.

Hay cinco tipos de virus (A, B, C, D, E). Las A y E suelen ser causadas por la ingestión de alimentos contaminados.

El B y el C son los más comunes y la causa principal de cirrosis hepática y cáncer al hígado. En los adultos, alrededor del 90% de casos de hepatitis C se hacen crónicos y el 10% se cura, y en la B es lo contrario.

Esto se debe a la ausencia del tratamiento adecuado, por el desconocimiento de la enfermedad y la falta de controles, que se recomienda realizarse anualmente.

La B y C se la puede adquirir por vía parenteral (inyecciones, tatuajes, transfusiones de sangre), sexual y materno fetal (de madre a hijo). El diagnóstico del virus se realiza a través de un examen de sangre, con las pruebas de función hepáticas TGO/TGP, FA/GGTP y bilirrubina total. Si alguna de estas sale alterada, se debe solicitar adicionalmente el AgHBs y el anti-VHC para diagnosticar hepatitis viral B y C, informó el especialista.