Niños conocen historia de Guayaquil en aulas y recorridos

Rosa Gómez se entusiasma. Se ubica frente a 43 niños de 9 y 10 años y alza el tono de voz para dar énfasis a su clase de Estudios Sociales. "Vamos a hablar de la fundación de Guayaquil, es decir, su creación", dice esta maestra de sexto año del centro de educación básica fiscal Abdón Calderón.

La mayoría de sus estudiantes, dice Gómez, viven en el cerro Santa Ana (antes llamado Cerrito Verde), justo donde está construida la escuela y donde en 1547 se asentó definitivamente la ciudad que este mes celebra sus fiestas patronales.

Sobre la pizarra cuelga una cartulina con imágenes del Guayaquil antiguo y moderno, con sitios turísticos como el Palacio de Cristal y las escalinatas del cerro Santa Ana.

Antes de empezar la lectura de la fundación reparte unas copias, con información que sacó de láminas y de internet, sobre la historia y de cómo se festeja a la ciudad en este mes.

"El nombre de Guayaquil viene del cacique Guayas y de su esposa Quil...". El texto es parte del material que ella recopila para transmitir el pasado y el presente de la ciudad.

Gómez, con una experiencia docente de 39 años, dice que las investigaciones en internet y la elaboración de periódicos murales son parte del apoyo didáctico que usa en el aula. "Yo les hablo a manera de cuento, de cuando yo era niña y la ciudad era pequeña".

Patricio Solís vive en el Cerro del Carmen y le encanta la belleza de su ciudad. "Me gusta el Malecón... antes no iban los turistas a visitar y ahora sí". Lo comenta aunque no lo haya conocido cuando aún desembarcaban los pescadores en los muelles, pues a sus 10 años en sus recuerdos solo figura el regenerado Malecón Simón Bolívar.

"¿Cuántas fundaciones tuvo nuestra ciudad", pregunta a sus alumnos. "Tres", responden entre gritos. Ella continúa diciendo: "La última fundación fue...". En ese momento, la mayoría la interrumpe para contestar: "Por Francisco de Orellana", cuyo busto conocen que está en la plaza Colón. Ahí donde funciona la escuela fiscal Gonzalo Llona. Durante este mes los alumnos escuchan en el recreo las canciones sobre Guayaquil.

Su directora, Miriam Regalado, señala que una forma de enseñar la ciudad es efectuando recorridos en los sitios regenerados como el Malecón Simón Bolívar, Las Peñas, la plaza Colón, la iglesia Santo Domingo.

"La ciudad se ha extendido y ha cambiado tanto que uno como maestra debe buscar herramientas (pedagógicas) para enseñar la historia", expresa Regalado, que da clases a 35 niños de séptimo de básica.

Historia de Guayaquil y Monumentos de Guayaquil son los libros que donó hace tres años el Cabildo y que ella y los demás maestros utilizan para enseñar el pasado de la ciudad. Los alumnos poseen el primer texto que contiene datos de la Independencia, de personajes ilustres como Antepara, Olmedo y Villamil, del Astillero, del 9 de Octubre de 1820, la anexión de Guayaquil a la Gran Colombia, La República, entre otros.

Una información que se complementa con la que consta en textos de Estudios Sociales del Ministerio de Educación como, por ejemplo, los de cuarto de básica, que aborda en el bloque (unidad) 6 cantones y provincias, entre ellas Guayas y una parte se la dedica a Guayaquil, población, historia, turismo, fiestas octubrinas, etcétera.

Byron Baque, director y maestro de séptimo en la escuela fiscal Cerro del Carmen, dice que estas fiestas son propicias para recordar a sus alumnos de dónde viene Guayaquil.

Él considera que ha cambiado la forma de difundir su historia. "Se enseña con obras de teatro o con leyendas como la Dama tapada para que les llame la atención", señala al indicar que cuando era estudiante le decían que la fundación era el 25 de julio, pero no el proceso que comenzó en Riobamba hasta llegar al Cerrito Verde.

Para Baque, hablar de la historia de la ciudad "es mejor hacerlo entre los guayaquileños".

Dolores Calvopiña, maestra de tercero de básica de la unidad educativa Nuestra Señora de Lourdes de Mapasingue Oeste, aprovecha este mes de fiestas julianas para mandar a sus 27 alumnos, de 8 a 9 años, a elaborar con sus padres dibujos de lugares turísticos de la ciudad como el hemiciclo de La Rotonda y otros.

En el libro de Estudios Sociales que usa, donado por el Municipio a escuelas particulares populares, consta la historia de Guayaquil.