SRI: Correa envió $ 330 mil a Alemania. Correa: No sean brutos, fue a Bélgica

El presidente de la República, Rafael Correa, utilizó ayer 33 minutos de su enlace semanal para aclarar que envío $ 330 mil a Bélgica y no a Alemania como lo indicó un oficio dirigido por el Servicio de Rentas Internas (SRI) al asambleísta emepedista Jorge Escala.

El jefe de Estado defendió la compra de un departamento en Bélgica y aclaró que la transacción se realizó de forma lícita y con dinero legal obtenido tras el juicio que le ganó en el 2006 al Banco Pichincha, por haberlo colocado injustamente en la central de riesgo.

“Ahora me tratan de hacer pasar como un evasor de impuestos y que envío dinero fuera del país, pero no sean brutos el dinero fue enviado a Bélgica y no a Alemania”, sostuvo el jefe de Estado.

El mandatario explicó que sobre la compra notificó a la Contraloría General del Estado, Secretaría de Transparencia, Unidad de Inteligencia Financiera, Consejo de Participación Ciudadana y Control Social y que toda la documentación está colgada en la página de la presidencia para que sea revisada por todos los ecuatorianos.

Correa indicó que le ganó el juicio por $ 600 mil al Banco Pichincha y con ese dinero abrió una cuenta en el Banco del Pacífico y pidió una transferencia de 250 mil euros, que al tipo de cambio –1,33 dólares por euro– eran $ 330 mil, que es el costo del departamento de 62 metros cuadrados con sala, comedor, cocina, un dormitorio y un baño en Bélgica.

Agregó que ese monto se depositó en una cuenta de su esposa para cancelar la vivienda. “No es que he sacado capitales para tenerlos afuera como dice la mala fe. No es Alemania, es a Bélgica, lugar de nacimiento de mi esposa, nacionalidad de mis hijos, donde mi familia va a pasar vacaciones, donde posiblemente vayan a estudiar mis hijos”, aseguró.

Además exhibió documentos del Servicio de Rentas Internas y la Superintendencia de Bancos que certificarían que efectuó un pago de $ 6.640 por el impuesto a la salida de divisas.

En otro tema el presidente Correa ratificó su intención de expedir una normativa que permita regular el funcionamiento y rendición de cuentas de los organismos no gubernamentales (ONG) que operan en el Ecuador.

Recordó que algunas ONG no reportan sus ingresos y que muchas de ellas no cumplen ni la ley ni la labor para las que fueron creadas y por el contrario, se han dedicado a hacer política en el país.

Aseguró que la nueva táctica de la extrema derecha es tener fundaciones que se encarguen de financiar la desestabilización de gobiernos progresistas y citó el caso de la Agencia de Cooperación de Estados Unidos (Usaid), que financia a organizaciones nacionales como Fundamedios, entidad que a su criterio defiende los intereses de los medios de comunicación, y a Participación Ciudadana, “quien se encarga de ver si el mandatario se pasa un minuto en el Enlace Ciudadano”.

Aseguró que todas estas organizaciones serán controladas.