El crossfit, un ejercicio que requiere de fuerza y disciplina

En 1995, el gimnasta y entrenador del Departamento de Policía de Santa Cruz, California, Greg Glassman, decidió experimentar con ejercicios que involucran varios músculos y articulaciones para la rutina de los uniformados, una técnica a la que decidió llamar crossfit.

En el 2001, según recuerda el entrenador Max Escobar, de Crossfit Culture, este tipo de ejercicio ya constaba en internet con una página oficial, pero fue hace apenas hace unos años cuando llegó a Ecuador como una alternativa de deporte.

Escobar dice que el crossfit consiste en movimientos funcionales constantemente variados y ejecutados a alta intensidad. Señala que al decir movimientos funcionales se refiere a los que naturalmente hace el cuerpo, como levantar algo sobre la cabeza, agacharse a recoger cosas, sentarse, pararse, correr, etcétera, que son actividades para las que el cuerpo utiliza varias articulaciones.

El nutricionista y entrenador Carlos Andrade, de Crossfit Guayaquil, dice que todas las personas están capacitadas para practicar esta actividad: “En el crossfit se unen profesiones y edades. En una misma hora de clase podemos tener a un adolescente, una ama de casa, un ingeniero y un atleta”, señala el instructor.

Con él coincide Escobar, quien indica que para este ejercicio se deben erradicar los conceptos erróneos de que para practicarlo se necesita un excelente estado físico y que no todo el mundo lo puede hacer.

“Todos pueden para practicar crossfit, porque es un deporte adaptable universalmente a cualquier edad y condición física”, asegura, y recuerda que cuando su esposa estaba embarazada realizaba rutinas incluso hasta una semana antes de tener al bebé.

Hay una formalidad al momento de empezar a practicar algún deporte, reconoce Andrade, y es que, aunque no hay una legislación para esto en Ecuador, todos deberían someterse a una revisión médica. “La gente tiende a pensar que hay una especie de fórmula en algún libro místico oculto en los anales de la medicina, en que un test le dirá exactamente hasta dónde debe llevar el deporte, y eso es falso”.

La cardióloga Peggy de Freire dice que no se puede generalizar a los que van a practicar deportes que requieren de gran potencia física, como el crossfit. Es necesario evaluar antes al deportista, señala la especialista; para esto se realiza una “prueba de esfuerzos”, que consiste en hacer caminar a una persona en una máquina programada en varias etapas, donde se mide la presión arterial. Agrega que esta prueba pueden realizarla personas de todas las edades.

Su colega, Amelia Jaramillo, señala que la persona interesada en practicar este tipo de actividades debe realizarse un electrocardiograma, para poder descartar que exista alguna afección en el corazón, pues el esfuerzo físico que demandan deportes como este puede producir graves consecuencias. Esto, porque existen enfermedades cardiacas asintomáticas con las que una persona puede aparentar un estado de salud óptimo.

Desde hace un mes, Otto Zambrano, de 24 años, practica crossfit una hora diaria, de lunes a viernes. A pesar de que asegura que los primeros días no podía ni pararse, poco a poco se acopló a los ejercicios y dice sentirse muy bien. Señala que llegó a la práctica con 230 libras y ahora pesa 210, y asegura que su resistencia física mejoró notablemente.

Andrade señala que todo el cuerpo se ejercita cuando se realiza crossfit –que recientemente está considerado como un deporte codificado, con reglas establecidas– y que existen niveles de intensidad para cada practicante. Explica que “una rutina puede comprender una constante combinación de levantamientos, saltos o recorrer una distancia, y las diferencias en la intensidad se marcarían en el peso que se levanta, la altura del salto y la distancia que se recorre, por ejemplo”.

Escobar agrega que los ejercicios duran entre 15 y 20 minutos promedio, y que tienen como preámbulo un calentamiento de 10 minutos, que consiste en rotación de hombros, rodillas, coyunturas, articulaciones y caderas. Al terminar la rutina, señala, se realiza una sesión de estiramiento, que sirve para evitar lesiones y dolores posteriores.

Para un practicante de crossfit, los entrenadores sugieren realizar la dieta paleolítica, que se basa en ingerir vegetales, proteínas, frutas y frutas secas, pero no incluye granos, cereales ni lácteos.

Técnica

Los entrenamientos de crossfit tienen nombres de mujer, como Cindy, Frank, Elizabeth y Helen. El entrenador Carlos Andrade explica que esto ocurre porque se los compara con los huracanes, por ejecutarse de manera rápida y fuerte.

“Todos pueden practicar crossfit, porque es adaptable universalmente para cualquier edad y condición física”.
Max Escobar,
entrenador