Zonas de estudio para niños, un espacio para que aprendan en casa

Empezaron las clases y el regreso a las aulas trae consigo el desarrollo de las tareas escolares para los más jóvenes de la casa. Para que esta actividad no se vuelva estresante y se convierta en un campo de guerra su hogar, destine un área en su hogar para que sus hijos estudien sin interrupciones.

El espacio o zona de estudio tiene como objetivo principal ayudar a sus pequeños a organizarse con sus tareas y mantener en orden los libros, cuadernos, computadora y demás artículos escolares.

Por ello, la decoradora Gabriela Calero aconseja que estas áreas deben ubicarse lejos de objetos de distracción para los estudiantes, así el ruido no interfiere con sus actividades.

La localización, sostiene, es de vital importancia porque si está cerca del televisor u otro artefacto hará que su atención se pierda y si no cuenta con el espacio suficiente sus útiles escolares estarán regados por toda la casa.

Según el espacio donde se ubique este miniestudio, expone Calero, será el número de muebles y accesorios que ubique en esta zona. Lo básico es un escritorio y una silla con diseño ergonómico, si es una dimensión pequeña, dice. Pero si cuenta con un ambiente grande, incluya repisas, cajoneras y modulares para ayudar a clasificar sus pertenencias, indica.

Esta opinión también la comparte la experta en decoración Rita Zambrano, quien aconseja además que se opte por colocar repisas flotantes (sin base) para no llenar el lugar de muebles.

“Es preferible que no se sobrecargue la vista de objetos porque distorsionará la decoración por completo y servirá de excusa para que los niños se distraigan”, señala.

Un factor que debe priorizar antes de decorar la habitación o adecuar este lugar para sus hijos son los colores que utilizará en las paredes.

Zambrano aconseja que los tonos suaves como los celestes, verde manzana, rosado o blanco son ideales para los dormitorios, porque también cumplen la función de estudio. “Estos colores ayudan a que la energía en la habitación no sea pesada”, comenta.

Otra recomendación que hace Zambrano es acoplar a estas áreas muebles en color blanco, que están muy de moda y dan un aire de versatilidad, o pintar con esta tonalidad las paredes, para así dar la sensación de amplitud al ambiente. “Los detalles de color los puede obtener con los accesorios como cubrecamas, almohadones, sillas, entre otros. Es solo cuestión de saber combinar”, recalca.

Aunque la falta de espacio en la mayoría de casas obliga –en ocasiones– a tener todo en un mismo sitio, Zambrano afirma que es preferible que estas zonas de estudio no se creen dentro de los dormitorios sino en lugares de poco tránsito como frente a un ventanal, pasillo o en un rincón.

“Los dormitorios están creados para que las personas descansen, se relajen luego de un día agitado. Pero si el espacio lo impide, entonces hay que ubicar el escritorio o mesa de trabajo lo más alejado posible de la cama”, enfatiza.

Al componer un pequeño estudio para sus hijos, la iluminación es fundamental. Las ventanas, por ejemplo, ayudan a que el ingreso de la luz natural ilumine todo el lugar, indica la diseñadora de interiores Alejandra Gutiérrez.

Si dispone de ventanales, esta es la mejor ubicación para el escritorio. Gutiérrez menciona que la luz artificial de lámparas de mesa ayudará en los momentos en que la jornada de estudios se extienda.

“La luz no debe dar en los ojos para que moleste, ni debe crear sombras. Además debe ser independiente de la iluminación del ambiente en general en donde esté”, puntualiza.

Gutiérrez destaca que la iluminación contribuye a ensanchar el espacio y en el caso de ubicar el escritorio dentro de la habitación, se recomienda tener puntos de luz repartidos para conseguir que el ambiente no se vea pequeño.

Accesorios

Sitios para guardar. Para evitar el desorden ármese de cajoneras, módulos con puerta o bibliotecas abiertas. De esta manera estará todo en su lugar y no se sobrecargará el espacio.

Escritorios. Recuerde que una de las modalidades ahora es estudiar en grupo. Cuando adquiera una mesa de trabajo, percátese de que su superficie sea lo más amplia posible para que su hijo comparta con sus amigos.

Paredes de corcho o magnéticas. Los papeles sueltos, fotografías, cronogramas de trabajo u horarios pueden pegarse o adherirse en estos lugares para que estén al alcance.

Muebles móviles. En caso de que la zona de estudio sea pequeña, puede optar por muebles plegables o con ruedas para guardarlos o ubicarlos en otro lado cuando no se los utilice.

Creatividad mueble ingenioso

Si no desea el tradicional escritorio o mesa de trabajo, puede colocar dos caballetes juntos y poner como superficie un vidrio grueso o madera con el diseño que usted prefiera. Este tipo de mueble es recomendable para personas adultas, que tendrán más cuidado que los niños. Si los caballetes tienen base plana, puede utilizar esta como estantería para sus libros, revistas y accesorios.

Organización Ahorre espacio
Si no cuenta con un ambiente para colocar su estudio, puede aprovechar las estanterías que se apoyan en la pared o librerías y adaptarles una mesa retráctil. De esta manera su zona de trabajo quedará integrada a un ambiente sin recargar la decoración total y podrá ocultarla de la vista de sus visitas. Esta opción es favorable para las casas con paredes irregulares donde optimizar el espacio es de vital importancia.