Peligra el programa de VIH para cuidar niños

En la Clínica de VIH del hospital Guayaquil, en el suburbio, no hay Zidovudina en jarabe para los recién nacidos de mujeres infectadas con VIH.

La ginecóloga de esta clínica, Rita Vera, indicó que al mes se atiende a 70 embarazadas.

“Ahorita en este momento no hay antirretrovirales, están con el tratamiento incompleto”, mencionó Vera, quien explicó que a diario recibe a 18 embarazadas, todas están con su tratamiento incompleto.

La especialista indicó que al tener la medicación incompleta dentro de dos o tres meses la carga viral comienza a aumentar, lo que podría causar que el menor nazca infectado.

La ginecóloga sostuvo además que por cada 100 embarazadas con VIH, 30 pueden transmitir el virus a su hijo si no se hacen un tratamiento.

“Desde que está el programa no hemos tenido ningún niño infectado. En este momento no hay Zidovudina intravenosa sino vía oral, que se utilizan dos horas antes de la cesárea, el riesgo de la Zidovudina intravenosa está en las mujeres que no están diagnosticadas hasta el momento del parto, el peligro es para la mujer que no se ha hecho ningún control y que la detectamos con VIH en el momento que viene a parir, ese es el riesgo, la protegemos dándole además Nevirapina”.

En esta casa de salud tampoco hay Zidovudina en jarabe para niños. Por eso, indicó Vera, están usando en tabletas, la que no tiene el mismo efecto en los recién nacidos.

Vera sostuvo que se necesitan al menos doce horas antes para darle Zidovudina oral para hacerle la cesárea. “Una mujer que viene en trabajo de parto no tiene chance”, dijo Vera.

La especialista explicó que a esta casa de salud no vienen en estas condiciones las embarazadas sino a la maternidad Enrique Sotomayor. “Si vienen en trabajo de parto, no podemos hacer nada”, indicó ella.

De ahí la preocupación de la coordinadora del programa de prevención vertical/sida de esta maternidad, Mercedes Ortiz. Ella sostiene que aunque el Ministerio de Salud Pública (MSP) se comprometió desde el 2006 a entregarles todos los insumos para atender a las embarazadas y niños con VIH, actualmente hay un desabastecimiento.

Ortiz mencionó que durante este periodo se evitó que 750 gestantes transmitieran el virus a sus hijos, porque siguieron un tratamiento antirretroviral.

No sucede lo mismo con las gestantes que no se hacen controles prenatales y llegan a último momento, a quienes se les aplica la Zidovudina intravenosa para disminuir el riesgo.

Ortiz calcula que “por cada 100 gestantes infectadas con VIH que no reciban tratamiento durante su embarazo, que no lo tengan antes de su cesárea o lo que es peor aún que su parto sea por vía vaginal porque no fue detectada a tiempo, significará de 35 a 50 niños con riesgo de infectarse con VIH”.

Denunció además que también hay escasez de pruebas rápidas y de carga viral, leche para los niños con VIH y reactivos para las pruebas CD4 (miden las defensas).

Detalles: Cambios
Programa Nacional de VIH
El ministro de Salud, David Chiriboga, anunció el martes la remoción del director del Programa Nacional de VIH, Luis Morales; lo reemplazaría Rodrigo Tobar, quien ocupó antes ese cargo y hasta ayer desconocía del tema.

Investigación
La Defensoría del Pueblo inició ayer una investigación sobre la falta de antirretrovirales en los hospitales Guayaquil y de Infectología. El delegado del Defensor del Pueblo, Carlos Villacreces, solicitó a la Dirección Provincial de Salud que entregue en 72 horas un informe sobre la situación de abastecimiento de Efavirenz, Lamiduvina y Abacavir.