Chávez acumula más poder con 'paquetazo navideño' de leyes

AGENCIAS-REDACCIÓN
CARACAS.- La Asamblea Nacional venezolana, dominada por el oficialismo, aprueba a paso acelerado leyes y reformas cruciales para que el presidente Hugo Chávez consolide su proyecto de Estado socialista.

Este denominado "paquetazo navideño" busca, según la oposición, que estas normativas estén aprobadas y promulgadas antes del 5 de enero, cuando asume el nuevo Legislativo, con 40% de diputados opositores.

Pero además de cambiar el marco legal del país, Chávez se blindó ante la nueva Asamblea, que podría bloquear su proyecto, al impulsar la Ley Habilitante, que lo faculta para legislar durante 18 meses sobre varias materias, sin supervisión ni control del Parlamento.

Analistas estiman que en la decisión de Chávez influyó que en los comicios legislativos del 26 de septiembre la oposición logró 67 de 165 escaños y aunque el Mandatario contará con votos suficientes para aprobar nuevas leyes (98 diputados), le estará bloqueada la posibilidad de sancionar reformas orgánicas, que requieren dos tercios de legisladores.

La llamada "Ley Habilitante" permite a Chávez dictar decretos en cualquier ámbito, extendiendo la Asamblea oficialista, que aprobó decenas de proyectos del socialismo siglo XXI.

Para la opositora Mesa de la Unidad Democrática, es una "avalancha" producida por el "miedo y la inseguridad".

"Están legislando como no lo han hecho en 11 años porque se les acaba el tiempo y estamos a punto de incorporarnos a la Asamblea e imprimir el cambio de dirección que necesitamos los venezolanos", dijo el diputado electo Eduardo Gómez.

"Uno se pregunta si (Chávez) se aprovecha de la situación para profundizar la radicalización del proceso bolivariano" que lidera en Venezuela desde hace 11 años, indicó el analista político Carlos Romero.

Chávez "ha entrado en un cierto nivel de desesperación porque si no logra establecer un control muy firme de todo el proceso antes de las elecciones presidenciales se puede ver ante un escenario de derrota electoral, lo que evidentemente no está en sus planes", aseveró el analista Álvaro Vargas Llosa.

Asimismo, la Asamblea Nacional aprobó un paquete de cinco leyes que buscan convertir al país petrolero en un Estado comunal, sentando las bases del "socialismo bolivariano" impulsado por Chávez.

Se trata de las leyes del Poder Popular; Contraloría Social; Planificación Pública y Popular Comunas y del Sistema Económico Comunal, que traspasan el poder de las autoridades electas a organizaciones comunales atadas al Presidente,

Los críticos a Chávez alertan que se forma un Estado paralelo y se disminuye el poder de alcaldías, gobernaciones y Parlamento. "Se está montando un poder paralelo y se trata de quitar peso a la nueva Asamblea diciendo que se van a consultar las leyes con el pueblo", dijo el analista político Ricardo Sucre, de la Universidad Central de Venezuela. "Es un sistema cerrado que nace y termina del gobierno".

Se establece que la comuna es "una entidad local socialista, constituida por iniciativa soberana del pueblo organizado, a partir de la cual se edifica la sociedad socialista". Recibirá recursos del Estado, contará con Parlamento comunal y una carta que garantizará "la primacía del interés colectivo sobre el interés particular".

Este sistema ha sido resistido por alcaldes y gobernadores de la oposición, al considerar que excluye a los ciudadanos que no sean partidarios del gobierno, les resta poderes para gobernar y se otorga facultades a organizaciones no estructuradas que dependen del Ejecutivo. "Se está creando un Estado paralelo que asfixiará al Estado Constitucional", advirtió el alcalde Gerardo Blyde. "Podría darse la desintegración del Estado nacional", dijo el gobernador del estado Lara, Henry Falcón.