Mediación, alternativa a la que ya se puede acceder en la Corte

Mercedes (nombre protegido) espera llegar a un acuerdo con el padre de sus dos niños para fijar una pensión alimenticia de 400 dólares.

La madre prefirió acceder a la mediación para solucionar el litigio antes que acudir a los juzgados de la Niñez y Adolescencia y la Familia. Ella espera en poco tiempo tener una solución a su proceso y quedar “de buenas” con su ex pareja.

El caso de Mercedes es el primero que se tramita en el nuevo Centro de Mediación y Arbitraje que funciona desde la semana pasada en la Corte Provincial de Justicia.

Esta oficina fue creada mediante un convenio entre la Presidencia de la Corte y el Colegio de Árbitros y Mediadores de otros Métodos Alternativos de Solución de Conflictos del Ecuador (Colarmec).

Este proyecto piloto tendrá una duración de tres meses pero con miras a institucionalizarlo a través del Consejo Nacional de la Judicatura, apunta la presidenta de la Corte, María Leonor Jiménez de Viteri.

La autoridad judicial señala que el objetivo es descongestionar la carga de procesos que tiene cada judicatura, es decir, un promedio de hasta 3 mil juicios por cada juzgado.

La funcionaria señala que hay muchas causas susceptibles de mediación, como juicios de inquilinato, de pensiones alimenticias, mercantiles, civiles y de otra índole, que pueden ser resueltas sin tener que llegar al tortuoso camino del juicio.

Alfonso Hernández Vanoni, director del Centro de Mediación, señala que presentaron el proyecto a la Corte y le indicaron que una de las soluciones al problema de acumulación de causas en las cortes no es crear más judicaturas ni designar más jueces, sino capacitar en temas de mediación judicial.

Hernández explica que el proyecto tiene dos componentes: uno es la mediación directa, es decir, que cualquier ciudadano que tenga un litigio puede acudir directamente al quinto piso del edificio de la Corte Provincial (9 de Octubre, entre avenida Quito y Pedro Moncayo) a pedir la intervención del Centro de Mediación.

Y el segundo, será la derivación de los procesos que actualmente se sustancian en los juzgados al Centro de Mediación.

En esta fase, los magistrados de cualquier instancia deberán hacer un análisis del proceso para determinar la conveniencia de remitirlo a mediación.

Hernández señala que una vez que el juez deriva la causa, las partes en litigio serán notificadas de que su juicio fue derivado al Centro de Mediación de la Corte y tendrán 72 horas para pronunciarse. En caso de que los litigantes no se pronuncien, se considerará tácitamente aceptada la mediación.

Una vez aceptada la mediación, en 15 días se convocará a una audiencia en la que se buscará llegar a un acuerdo.

Si las partes no asisten a la audiencias nuevamente en quince días se devolverá el proceso al juez de origen para que continúe con su tramitación.

“Puede acogerse cualquier causa en cualquier etapa en que se encuentre, siempre y cuando no se haya dictado sentencia”.

Mildred Ramírez de Córdova, presidenta del directorio del Colarmec, señala que todas las resoluciones que tomen están amparadas en la Ley de Arbitraje y Mediación, que en el art. 43, literal C, prevé el procedimiento para la derivación de causas y mediación directa.

Asimismo, enfatiza que la Constitución, en su artículo 190, prevé los métodos alternativos de solución de conflictos.

Las resoluciones tienen la misma fuerza de la ley que una sentencia judicial.

Añade que entre los procesos transigibles de esta acción pueden estar los laborales, de Inquilinato, de Niñez y Adolescencia, y de la familia, comerciales, contenciosos e, incluso, los penales como las injurias calumniosas, estafa y el hurto, que son de acción privada.

La funcionaria señala que están por concluir un manual de procedimientos para la derivación de los procesos por parte de los jueces.

La Presidencia de la Corte hará conocer, mediante oficio, a todos los jueces para que sepan de este procedimiento.

Para el efecto, la Presidencia designó a una secretaria para que reciba todos los juicios, quien a su vez se encargará de entregarlos a la coordinadora del Centro de Mediación, que luego los entregará al Director del Centro, que finalmente los clasificará para entregarlos a cada uno de los 33 mediadores con que cuentan.

Hernández asegura que todos los procesos serán totalmente gratuitos y la Corte apoyará con papel y otros suministros para este proyecto.

“Tratamos de masificar esto, que la gente tenga conocimiento de que existen métodos alternativos de solución de conflictos. Aquí nada es extrajudicial, sino que es algo amparado en la ley y la Constitución.

Paralelamente, dice Ramírez, el Colarmec tiene un proyecto de capacitación que busca que las instituciones que prestan servicio público cuenten con centros de mediación, por ejemplo los municipios, la Comisión de Tránsito del Guayas, empresas telefónicas y de energía eléctrica, entre otras.

“Esperamos que esto arranque y que la ciudadanía aprenda que con la mediación se puede crear una cultura de paz”, puntualiza Jiménez.

Experiencia
Mildred Ramírez de Córdova es abogada, presidenta del directorio del Colarmec. Tiene una experiencia de 1.500 horas de formación en Mediación y Arbitraje, y posee un doctorado en Mediación Comunitaria.

Funcionario
Alfonso Hernández Vanoni es abogado, especialista en Derecho Laboral, con 700 horas de formación en Mediación y Arbitraje. Actualmente es director del centro.

Ahorro
La presidenta de la Corte del Guayas, María Leonor Jiménez de Viteri, señala que cada juicio tiene un alto costo para el Estado en papel, citaciones por la prensa, carátulas, sueldos, etc. “Los gobiernos no se preocuparon por darle un impulso a la mediación en la justicia”.