Personajes femeninos que han dejado su huella en la literatura

Destacadas. Hay mujeres que salieron de historias literarias y se quedaron en la memoria para siempre. No solo son extraídas de la literatura clásica sino también de la literatura latinoamericana, ecuatoriana y mundial. Hoy, por celebrarse el Día Internacional de la Mujer, se presenta a diez mujeres cuyas características cautivaron a muchos lectores.

Anna Karenina
León Tolstoy publicó la novela en 1877. Su personaje principal se llama Ana Arkadievna Karenina, quien amaba a los niños y ellos a ella. Era bonita, inteligente y encantadora, querida también por sus familiares y amigos. Asimismo, era una mujer menuda, de manos pequeñísimas, entradita en carnes pero que resulta hermosísima. La apariencia física del personaje parece estar inspirada en María Hartung (1832-1919), la primogénita del poeta ruso Aleksandr Pushkin.

Electra
La versión escrita de este personaje a cargo de Sófocles fue representada en el teatro entre el 418 y el 410 a.C. En la mitología griega, Electra era, de acuerdo con la narración homérica, hija de Agamenón y Clitemnestra. Hermana mayor de Orestes y Crisótemis. Ella tiene como único objetivo vengar la muerte de su padre e inducirá a Orestes a que mate a su madre con su amante, quienes fueron los asesinos. Ella es necia, impulsiva y está llena de amargura y mucho rencor.

Francisca Miranda
José de la Cuadra escribió el cuento en 1930. Cuenta la historia de Francisca, quien es la mayor de las hermanas Miranda. Le siguen Juliana y Sara. Se queda a cargo de ellas y de la finca cuando sus padres son asesinados. Es de carácter fuerte y con gran capacidad sexual. Una vez satisfecha sus ansias de sexo, mata a quien ha estado con ella. Usa la violencia cuando ve amenazada su libertad. Sus empleados y la gente la apoda La Tigra.

Madame Bovary
Gustav Flaubert publicó la obra en 1857. Habla sobre una mujer común, casada y católica que siente el amor de una manera pasional por su amante y que sobrepasa los límites de la moral impuesta por una sociedad hipócrita, que no duda un instante en condenar sus acciones, por más honestos que sean sus sentimientos. Finalmente, por haber roto los cánones de la educación y las buenas costumbres, le proveerá de una muerte en la miseria.

Pelagia
Pelagia (la madre) y su hijo Paúl se liberan con la muerte de su esposo, Michel Vlassou, del yugo familiar opresor que tanto los hizo sufrir. A los amigos de su hijo y que llevan adelante una lucha contra el Zar, empieza a verlos como a sus hijos y se siente la madre de la revolución rusa. La tratan con dulzura, afecto, cariño y le transmiten la energía y alegría que ella no había vuelto a experimentar desde su infancia. Al creer en la causa marxista, la madre se siente feliz y libre de pensamiento y sentimiento.

Anna Fierling
Bertolt Brecht puso en escena esta obra en 1941. Anna Fierling (Madre coraje) es una astuta vendedora ambulante que para sobrevivir sortea hábilmente las diferencias entre católicos y protestantes, siguiendo con su carro al ejército sueco y sacando partido de la guerra y del dolor humano. Obtiene beneficios pero el precio que pagará son sus tres hijos. La madre simboliza la alianza entre la guerra y el comercio, en donde la codicia lleva a pérdidas irreparables.

Flora Tristán
Mario Vargas Llosa publicó su novela en el 2003. Flora Tristán es uno de los personajes principales en la obra con su nieto Paul Gauguin, al que no conoció. Ambos son reales. Se intercalan las historias con las búsquedas personales de los dos personajes. Flora, en su lucha por la justicia social y porque hombres y mujeres tengan derecho al trabajo, a la instrucción y al pan gratuito, se lanza a una cruzada por los derechos de la mujer y de los obreros.

Tina Modotti
Elena Poniatowska presentó su libro en 1992. El personaje es real, Tina Modotti (pintora y fotógrafa italiana). Vivió en México, donde frecuentó los círculos intelectuales y políticos. De tendencia de izquierda, fue amante del pintor Diego Rivera, del líder comunista cubano Julio Antonio Mella, exiliado en México. Fue considerada la primera gran fotógrafa mexicana, enamorada de la cultura mexicana. Los objetivos de su cámara fueron elementos típicos mexicanos.

Medea
Esta obra de Eurípides se representó en el año 431 a.C. En la mitología griega Medea era la hija de Eetes, rey de la Cólquida y de la ninfa Idía. Era sacerdotisa de Hécate, que algunos consideran su madre y de la que se supone que aprendió los principios de la hechicería junto con su tía, la maga Circe. Medea es el arquetipo de bruja o hechicera, con ciertos rasgos de chamanismo, sabia, fuerte, hábil, luchadora por lo que es amada por unos y respetada y temida por todos.

Scarlett O’hara
La obra de Margaret Mitchell se publicó en 1936. Scarlett O’hara es vanidosa, caprichosa y manipuladora. Es muy consciente de sus encantos y coquetea con los hombres. Es perseverante para conseguir lo que quiere. Su capacidad de lucha le ayudará a sobrevivir en tiempos de guerra y le acarreará problemas entre la tradicional sociedad estadounidense que no ve con buenos ojos que una mujer sea tan desenvuelta e independiente.