¡Rarísima! La salamandra mexicana

Esta criatura no se conforma con tener una apariencia rarísima. No. Tiene características especiales que no dejan de sorprender a los científicos. Vamos a ver si logran asombrarte a ti.

Por su habilidad de regenerar casi cualquier parte de su cuerpo, la salamandra mexicana, ajolote o axolotl es una de las especies más estudiadas en el mundo.

Los científicos modernos esperan descubrir su secreto y así ayudar un día a los seres humanos. A algunas lagartijas les vuelve a crecer la cola, pero las salamandras pueden hacerlo con patas, piel, órganos y hasta partes de su cerebro.

Características
- Permanece joven todo el tiempo que quiere. Como Peter Pan, si el ajolote no quiere crecer, se queda en su forma de niño.

- Vive toda su vida en el agua, a diferencia del resto de salamandras. Aunque es un anfibio, prefiere llevar la vida de un pez.

- Solo en casos extremos el ajolote decide crecer y salir del agua, pero la mayoría se queda en su sitio de origen: el fondo del complejo de lagos y canales de Xochimilco, en México.

- Está entre las más grandes de las salamandras. Mide hasta 30 centímetros, como su pariente más cercano, la salamandra tigre.

- El color típico del ajolote es negro o café, pero en cautiverio suelen criarse salamandras blancas y también albinas.

- Vive de 10 a 15 años, alimentándose de moluscos, insectos, crustáceos y peces pequeños. Está acostumbrado a ser depredador, por lo que no puede habitar junto a peces más grandes.

 
Un monstruo en peligro
La población de la salamandra mexicana se reduce por la contaminación y la pérdida de agua de Xochimilco. Actualmente hay allí unas 400.

Los antiguos aztecas llamaron a la salamandra axolotl, “monstruo del agua”.

Tipo: anfibio
Alimentación: carnívoro
Vida en estado salvaje: 10 a 15 años
Tamaño: 30 centímetros
Estado de protección: en peligro