Los apagones repuntan daños en televisores y computadoras

Mario Avilés, dueño de un local de repuestos para computadoras, sabe que venderá  más fuentes de poder para estos aparatos el día después de un apagón.

Este conjunto electrónico regula la energía para el encendido y puede resultar dañado por las variaciones de voltaje que generan las interrupciones.

Y sabe también que la probabilidad aumenta en computadoras sin una conexión a tierra que desvíe la sobrecarga eléctrica.

De ahí que para Avilés, de 32 años, no fue una casualidad que vendiera cinco de estos repuestos en un día. Tampoco que los aparatos de ocho clientes hayan necesitado el mismo insumo para volver a encenderlos.

Pero no solo las computadoras sufren averías y requieren de repuestos.

También los televisores, donde el costo de la reparación varía según la marca.

 Si una fuente de poder cuesta entre 15 y 20 dólares, una pieza de repuesto de televisión, más la mano de obra, puede representar un gasto de 80 dólares.

Es la cantidad que presupuestó José,  un técnico electrónico, a un cliente que trajo una Tv a su taller ubicado en Escobedo y Junín. Quien buscaba el servicio dijo, según José (quien prefiere omitir su apellido), que el aparato se había dañado con el apagón del sábado de la semana pasada, que afectó por casi una hora el centro de la urbe y un tramo de la vía a la costa.

Aunque fue un percance originado por un ave que se impactó con el tendido eléctrico, informó la Categ, los apagones -aunque duren segundos- son frecuentes durante las lluvias.

Precisamente en aquellas instancias se interrumpió el servicio en Bolivia y Lizardo García, donde habita Patricia García, quien ya sufrió la avería de un televisor tras un apagón. Ahora, corre a desconectar todos los aparatos eléctricos para evitar que reciban una sobrecarga al reanudarse el suministro.

Pero a veces es imposible tomar esta previsión porque duran un segundo.

Son conocidos como pestañeos y son fulminantes para los aparatos eléctricos, expresa Miguel Farra, dueño de un taller de electrónica.

En el caso de Cecilia Fien, ella no se encontraba en casa, en Mapasingue este. Señala que llovía y que “la luz se iba y venía”. Cuando retornó tres enseres presentaron fallas, las que relaciona al percance. Su grabadora emite un “chillido”; la televisión da imágenes distorsionadas; por la refrigeradora pagó para que corrijan un goteo.

El usuario, según la regulación del Consejo Nacional de Electrificación (Conelec),  puede presentar reclamos a las empresas de distribución eléctrica por daños a sus artefactos y/o equipos eléctricos y electrónicos, pero  es una opción poco adoptada por los abonados de la Categ, entidad que envía técnicos para revisar los artículos, repararlos o reemplazarlos.

Durante el invierno, las interrupciones de energía aumentan porque la humedad deteriora progresivamente el material aislante del cableado, explica Alfredo Villacreses, vicepresidente ejecutivo técnico de la Categ. Otra causa es el contacto con las ramas de los árboles y averías originadas en los transformadores, capacitores, portafusibles, pararrayos y puntas terminales de media tensión.

Aquellas son situaciones ligadas a los cortocircuitos.

La misma consecuencia en zonas donde la carga de energía es fluctuante. “Si uno mide, en vez de haber 110 voltios (la carga doméstica), hay variaciones de voltaje que trepan la energía hasta 140”, asevera Farra, el dueño de una electrónica.

En barrios como La Pradera 3, al sur; y Cuenca y la 13, al suroeste, son recurrentes las variaciones de voltaje y apagones, se quejan Wellington Lino y Mónica Jiménez, habitantes de esas zonas, respectivamente.

La Categ, que no precisa otros apagones este año, además de los ocurridos el 15 de enero pasado (de afectación nacional) y el del 7 de febrero anterior, que los clasifica como fortuitos, reconoce que hay sectores donde las conexiones no autorizadas generan estos inconvenientes.

Así los usuarios, en tanto, se apuran en desconectar sus aparatos, bajar sus breaker, y quienes tienen sus negocios se las arreglan para  trabajar. Raúl Yambay, peluquero, cortaba el cabello de un cliente cuando se fue la energía. Siguió con tijeras y hoja de afeitar para terminar el corte cadete en su local de  Guaranda y Portete.

Detalles para anotar

Trámite
Para darle trámite a reclamos por daños en artefactos eléctricos, la Categ pide a los usuarios estar al día en sus planillas. Debe presentar la queja dentro de los 30 días a la fecha de la anomalía.

Inspección
Luego de entregado el reclamo, el cliente debe esperar la visita de un inspector, quien determinará las causas del daño, revisará las instalaciones de la casa y elaborará informes.

Defensoría del Pueblo
La Defensoría del Pueblo es una entidad a la que los usuarios pueden acudir si creen que un organismo de servicio los perjudicó.

Prevención
 La Categ, para reducir la incidencia de apagones, lava aisladores con líneas energizadas, poda ramas de árboles frondosos, revisa y mejora las redes clandestinas, incrementa la capacidad en los transformadores de distribución.

Teléfonos de emergencia
Ante eventualidades relacionadas al servicio de energía eléctrica, los usuarios pueden comunicarse al 241-2353 o 1800-363532.

Otras causas de apagones
Los accidentes de tránsito también causan apagones. El poste es impactado y los cables, que se arrancan o juntan, causan cortocircuitos.