La Fiscalía investiga caso de abuso sexual en universidad

Patricia Morán, fiscal de Delitos Sexuales, reunía ayer las evidencias del caso de violación de una menor de 17 años, ocurrida  el miércoles pasado, a las 17:00, en el baño de varones de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Guayaquil.

La víctima de la agresión sexual se encontraba ayer en la clínica Guayaquil, donde recibió atención médica por la hemorragia que le provocaron sus agresores.

Hasta allí acudió también Morán para hablar con la joven, quien en ese momento era evaluada por una psiquiatra de la Policía Judicial del Guayas.
Un tío de la víctima sostuvo que el hecho sucedió cuando su sobrina, junto con una amiga de clases, con la que cursa el preuniversitario, acudieron al baño de la Facultad de Filosofía.

La compañera de la adolescente declaró que ingresó a uno de los baños de mujeres, mientras su amiga se quedó afuera usando el lavamanos.

Al salir ya no la encontró, pero escuchó ruidos en el baño de varones, cuya puerta estaba cerrada, lo que la preocupó.

En ese instante ella tocó la puerta de manera insistente, al rato salió un hombre, quien tenía un trapeador en sus manos con el que limpiaba el baño.

Después de unos minutos, mientras ella hablaba por celular, la puerta se abrió y vió a su amiga con signos de haber sido drogada y violada.

La joven le pidió a su amiga que salieran del lugar, pero fueron cercadas por otro sujeto que les preguntó qué les pasaba. Ellas le contaron lo sucedido pero no les creyó y las tildó de mentirosas.

Según el tío de la víctima, en ese momento su sobrina le reclamó al segundo sujeto y le preguntó “también vas a violar a mi amiga”.

Sin embargo, este individuo las acompañó a tomar el bus de la línea 107.
Ayer los familiares denunciaron que no es el primer caso de violación en la Universidad.

El tío de la joven exigió medidas de seguridad, donde los conserjes reconocen que se dan estos delitos.

Desconocimiento
Carlos Cedeño, rector de la Universidad de Guayaquil, dijo que desconocía la denuncia, pero aclaró que la entidad tiene guardianes mujeres en los baños.

Joven se perdió
Al bajarse del bus la joven violada vagó por la cdla. Bellavista, hasta que una moradora la auxilió.

Testigo

N.N.
compañera de la víctima
“Mi amiga (agredida) y yo nos resguardamos en una de las aulas”.