Lunes 01 de mayo del 2006 Deportes

Vandalismo opaca Clásico que Emelec ganaba 3-0

El Clásico del Astillero no culminó anoche cuando Emelec ganaba 3-0 a Barcelona debido a los actos vandálicos que ocasionaron supuestos hinchas de la barra Sur Oscura en el estadio George Capwell, cuando se jugaban 50 minutos.

Los fanáticos dañaron las mallas del área de tribuna del sector de San Martín, destrozaron el placo de prensa que funciona en ese sector y saquearon equipos de comunicación y de radio, agredieron a los periodistas y se enfrentaron a la Policía Nacional, que no pudo controlar los desmanes.

Hasta el cierre de esta edición, la Policía Nacional informaba de 40 heridos, entre ellos un gendarme, y nueve detenidos.

El incidente comenzó luego de que el delantero argentino Luis Escalada anotara el tercer gol de Emelec, al minuto 47. Segundos después, un pedazo de loza de baño lanzada desde el sector de la Sur Oscura impactó en la pierna del asistente de línea número dos, Yonis Aragón.
El  juez central Pedro Ramos observó la situación y suspendió el compromiso momentáneamente.

No obstante, el árbitro decidió terminarlo cuando la violencia, por parte de los supuestos miembros de la barra de la Sur Oscura,  era incontrolable y no había garantías para que continúe el partido.

El presidente de la Asociación Ecuatoriana de Radiodifusión, Núcleo del Guayas, Andrés Mendoza Paladines, indicó que hoy presentará una denuncia contra los vándalos que agredieron a la prensa y una queja contra las autoridades policiales y deportivas por la falta de control.

Los 39 minutos restantes del compromiso continuarán hoy, a las 12h00, en el estadio Capwell, pero sin público; mientras que Barcelona puede ser sancionado  con no jugar un partido en el Monumental  por los actos cometidos por la hinchada.


Vandalismo en sector donde estaba la Sur Oscura

La violencia ganó al Clásico

Hubo destrozos en el palco de prensa y vehículos. Según Asoguayas, solo hubo 500 policías para brindar seguridad.

Se lo catalogó como el partido más atractivo de la decimoquinta fecha del torneo local. Sin embargo, anoche la caldera del Capwell ardió de ira por un grupo de supuestos hinchas del Barcelona, quienes empañaron el Clásico del Astillero con actos vandálicos.

Desde el inicio del encuentro los hinchas amarillos de la Sur Oscura, ubicados en la tribuna San Martín, dieron muestras de apoyo a su equipo, pero también de irrespeto a los bienes  materiales de ese escenario.

La actitud de ellos tuvo que ser calmada, al principio, por el delantero torero Elkin Soto, quien se acercó  a un aficionado para que se bajara de una malla. Controlado el  incidente, y sin que interviniera la Policía Nacional, el árbitro central Pedro Ramos dio el pitazo inicial del compromiso con seis minutos de retraso.

Los aficionados visitantes  asimilaron el marcador en contra de 2-0 con que finalizó el primer tiempo. Pero durante los quince minutos de receso, algunos procedieron a arrancar los tubos que se ubicaban  a lo  largo de esa localidad y rompieron parte de la loza de los servicios higiénicos.

La impotencia contenida de algunos supuestos hinchas al ver a su equipo cómo perdía 3–0 a los 6 minutos del segundo tiempo, desató la violencia en ese sector del estadio Capwell. Los desadaptados  comenzaron a sacar los tubos con sus manos y a tirar objetos que hirieron al juez de línea número dos, Yonis Aragón.

Los miembros de la Policía solo se dedicaron a ver los incidentes y no actuaron. Mientras eso sucedía en el interior de la tribuna de San Martín, ellos ya habían  arrancado siete tubos con los que comenzaron a romper los vidrios de las cabinas de  radio del palco de prensa que estaban detrás de la tribuna.

Cuando la Policía Nacional quiso intervenir ya fue demasiado tarde. Todos los periodistas de radio, prensa y televisión tuvieron que salir corriendo y protegerse detrás de los pilares de cemento que hay en el lugar, para que los vidrios rotos no los impacten.

Un grupo de hinchas de Emelec también alteró a los barcelonistas cuando los del sector de la general, que estaban por la Av. Quito, lanzaron fuegos artificiales hacia  el área de tribuna.

Hubo cuarenta  heridos, según indicó anoche el presidente de Asoguayas, Carlos Manzur. Algunos de los desmayados  fueron atendidos de urgencia por la Cruz Roja en la cancha del estadio.

Más de 45 minutos duró el incidente. Según Manzur, hubo 500 policías  para brindar seguridad.

OPINIONES
 “En realidad da mucha pena que esto haya terminado así, pero ojalá que sepan reconocer los errores que han cometido y que paguen los que tienen que pagar, que en este caso son los dirigentes de Barcelona que están en la obligación de  cubrir todos los daños en nuestro estadio”

Juan Carlos Tarré,
directivo de Emelec

“Por ningún motivo   lo justifico ni   tolero. Hay muchas formas de expresar un descontento por el equipo, pero lo de ayer fue un verdadero acto de vandalismo. No hay que buscar ahora culpables. Pero pienso además que hubo codicia por la dirigencia azul de elevar los precios en la localidad donde se ubicó Barcelona”  

Galo Roggiero,
presidente de Barcelona

 “Definitivamente  la Policía Nacional no funcionó ayer. Ellos debieron llegar a las 11h00  al estadio, pero recién aparecieron a las 14h00”

Héctor Mendoza,
administrador del Capwell

 

Deportes

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.