Los obispos de la Iglesia católica dejarán de recibir su sueldo mensual, debido a una nueva medida que se aplica desde el 1 de enero en Argentina. Así lo confirmó Manuel Adorni, el portavoz del Gobierno de Javier Milei, en una conferencia de prensa.

El monto asignado por la Conferencia Episcopal sumaba alrededor de 55.000 dólares al mes, y el Estado se hacía cargo de los salarios de algunos obispos y arzobispos.

Sin embargo, ya se había decidido que los sueldos dejaran de ser responsabilidad del Estado al finalizar el mandato de Alberto Fernández. Es una decisión que se venía considerando desde el 2018, en el contexto de la legalización del aborto en Argentina y la lucha por separar el poder de la Iglesia y el Estado.

Publicidad

En nueva ley del gobierno de Javier Milei se plantea cobro a estudiantes extranjeros en universidades públicas

“Esto coincide con los lineamientos de este Gobierno: la austeridad de gasto y la defensa de la libertad de culto. Entendemos que el Estado no tiene por qué dar un tratamiento desigual a una religión o culto sobre otra”, comentó el portavoz presidencial.

Javier Milei defiende su reforma estatal y tilda de ‘sádica’ a la oposición

La ayuda se aplicaba en virtud de lo establecido en el artículo 2.º de la Constitución de la nación Argentina, por la cual “el Gobierno federal sostiene el culto católico apostólico romano”, menciona la agencia EFE. (I)