El verdadero suspenso del episodio del viernes 19 de enero de Masterchef Celebrity Ecuador no estuvo escondido debajo de las cajas misteriosas, si no en el sabor que tendrían los platos de las estrellas ecuatorianas.

Al menos así ocurrió para el juez Jorge Rausch quien se llevó sorpresas no tan agradables en la degustación. “¡Quieren acabar conmigo!”, exclamó tras probar el arroz quemado de Macarena o el cocolón salado de José Andrés.

Siento que me fui a la playa y me tragué el agua del mar”, coincidió la chef Carolina Sánchez.

Publicidad

El desafío para esta noche consistió en preparar en 45 minutos una comida que incluyera los 23 ingredientes que les entregó la caja misteriosa, entre ellos, apio, laurel, tomillo, huevo, papa, arroz, harina, azúcar, leche y finas hierbas.

“Esta ha sido la mejor experiencia de mi vida”: Susi Hidalgo se despidió de ‘MasterChef Celebrity Ecuador’

Otro fracaso fue el plato de Yilda. Los jueces la llamaron al atril pensando que había incluido una salsa, pero se decepcionaron al descubrir que se trataba de una cantidad exagerada de aceite (de espinaca), que por los nervios de lo últimos segundos, Yilda derramó sobre los otros ingredientes. “Se ahogó la vaca”, bromeó la jurado Irene González.

Felipe se defendió con un estofado de carne acompañado de arroz y un omelette, aunque falló en el punto de cocción de la carne que se secó.

Publicidad

Para salvar el paladar de los jurados, Hellen los cautivó con la sazón de su arroz fiesta y Nikki, con su lomo. Ambas fueron premiadas con la posibilidad de competir por el pin del chef en el próximo episodio, un ítem que les otorga ventajas en la competencia.

En ausencia de Érika Vélez, Gigi se encargó de ser la anfitriona con una imitación de la actriz de Tres familias que hizo sonreír a sus compañeros y al jurado.

Publicidad