En Ecuador la cultura de ahorro no está muy arraigada, por eso es importante empezar la educación financiera desde niños para fomentar estos buenos hábitos.

“Los niños no van a aprender el valor del dinero si no lo tienen en sus manos, hay que darles, pero bajo ciertas condiciones”, señala Eduardo Bermeo, ingeniero comercial.

El experto indica que es indispensable explicarles a los menores cómo se usa el dinero, qué es ahorrar, para qué ahorramos, qué son los ‘gastos’ necesarios e innecesarios, qué es invertir, entre otros conceptos básicos.

Publicidad

“Por ejemplo, si le das un dinero fijo a tu hijo, todos los días, se lo gasta todo apenas se lo entregas, y si aparece un juguete nuevo que quiere y no tiene plata, el padre tiene que incentivarlo al ahorro, que guarde lo que le dan para que se lo pueda comprar y no gastarse todo de inmediato... lo más seguro es que si quiere un juguete, se lo pida directo al papá o a la mamá, pero esa no es la idea; si él tiene posibilidades de comprarlo con su mesada, que lo haga”, aclara el especialista.

De esta forma, indica, se le enseña a ser responsable con el dinero, cometerá errores, pero es parte del aprendizaje.

También advierte que no se debe confundir la mesada con el dinero que le dan para la comida en el recreo (si no lleva lonchera), ya que ese dinero es para su alimentación y esta no se debe interrumpir, por salud. (F)