Crítica de Gastronomía: Unipark revive

1 de Septiembre, 2018
1 Sep 2018

Por Gourman

El Grupo Oro Verde se caracteriza por tener una excelente gastronomía. No por casualidad ha sabido fichar a un numeroso grupo de talentosos cocineros jóvenes.

Hoy la cocina de uno de sus hoteles parece revivir. Tengo gratos recuerdos del Unipark. Su restaurante El Parque, con vista al Parque de las Iguanas, ofrecía hace casi 30 años interesante gastronomía internacional, con influencia francesa e italiana, lo que se imponía en la época.

Era uno de los cuatro o cinco buenos restaurantes de antaño. Es que se los contaba con los dedos de una mano, por eso es imposible olvidarlos: Mama Rossina, Le Gourmet y Le Fondue, El Club de la Unión, El Fortín, y luego la Trattoria de Enrico. Eran tiempos en que Guayaquil tenía muy poca oferta, y para comer bien había que ir básicamente a clubes u hoteles.

En los años 90, en medio del Lobby bar del Unipark, se instaló una barra de sushi. La única que había en la ciudad, a la par de la del Restaurant Sushi, poco antes de la popularización de la comida japonesa en el mundo. Esta barra también marcó el ritmo gastronómico de la ciudad. Sin embargo, en algún momento, aunque mantuvo una oferta aceptable, el hotel desaceleró su pulso gastronómico.

Fuimos hace pocos días y encontramos este Lobby bar renovado. Con una decoración moderna y sobria, pudimos disfrutar de las mejores vistas de un restaurante de Guayaquil, de frente a los centenarios árboles del parque, a un costado de la Catedral, con un nuevo y moderno menú, ideal para un almuerzo de negocios rápido y casual, o una reunión de trabajo con colegas a las seis de la tarde, para disfrutar un cocktail antes de ir a casa.

El ceviche de coco thai es delicioso. Con pulpo, calamar y pescado, en una cremosa salsa de coco con adecuada acidez, tomates, aguacate y vegetales.

Me encantó la croqueta de rabo encendido. El rabo de toro es un manjar cuando está bien cocinado. El proceso es lento y tedioso, pero sus frutos son reconfortantes. Una crocante croqueta rellena de este manjar, estaba bañada en una reducción de tamarindo con cebolla encurtida. Un snack perfecto.

Las calderetas de mariscos al coco y la ensalada de carpaccio de portobellos tienen una frescura y un balance bien logrado.

El sánduche Po boy slider de camarón, con salsa tártara de cajún fue el final perfecto para acompañar un par de aperols spritz.

Los ingredientes y combinación en el ensamble y construcción de la carta denotan una propuesta bien pensada, de nivel, fresca y liviana a la vez.

Nos faltó degustar algunos platos interesantes, como el ceviche a fuego, con pesca del día, maní, limón y camote o el ceviche arcoíris, de atún, camarón, cangrejo, aguacate y alga.

Caía la tarde, el inicio de la noche fue el llamado para levantar vuelo y retornar a casa. El sitio ganaría más aún con un parque mejor iluminado. Las copas de estos árboles centenarios podrían dar un espectáculo único si estuvieran iluminadas desde el piso. Con estas renovaciones, el centro de la ciudad revive. (O)

Crítica de Gastronomía: Unipark revive
Gastronomia
2018-09-01T00:00:29-05:00
El Grupo Oro Verde se caracteriza por tener una excelente gastronomía. No por casualidad ha sabido fichar a un numeroso grupo de talentosos cocineros jóvenes.
El Universo