Crítica de gastronomía: El parrillero de ROU

Sábado, 10 de Febrero, 2018 - 00h09
10 Feb 2018

Por Gourman

Nuevo restaurante en Buena Vista Plaza, avenida Samborondón. Muy bien ambientado. Una céntricamente posicionada parrilla vista, de carbón, domina la escena. Fuimos después de dos intentos fallidos. Las veces anteriores el restaurante estaba lleno y no entraba un alfiler, lo cual indica que el sitio está yendo bien y que ha ganado rápidamente nombre y clientela. El maridaje por excelencia para una buena carne es el vino tinto. Los Cabernets, Franc, Sauvignon o Shiraz son perfectos. Es por ello que un restaurante de este tipo debería motivar su consumo, pues mejora la experiencia. Lamentablemente, ROU no lo hace. Los márgenes son de tres dígitos.

Un Pampas Vineyard Expression, por ejemplo, con precios de distribución de $ 7,50, o un Frontera de $ 11 están en $ 23 y $ 25, respectivamente, lo que implica una política de precios con márgenes de entre 120% y 200%, lo cual nos parece un gran error.

Ante eso, me abstuve de pedir la botella que siempre trato de consumir con una buena carne. Y sí, en efecto, la carne estuvo muy buena.

El parrillero de ROU sabe lo que hace. Sabe tratar la carne, pues todos los cortes salieron perfectos en término, lo que es tan importante como la calidad misma de la carne, además de haber sido selladas correctamente y conservar sus jugos.

Su carta tiene buena variedad de res, cerdo y pollo, con opciones con toques propios. Su chimichurri me gustó. Buen balance entre albahaca, perejil y ajo. Muy especiado sin ser tan agresivo como para que el retrogusto solo recuerde chimichurri después de un bocado.

Comenzamos con unas mollejas asadas con chimichurri y limón. En este caso, la molleja fue de res. Este corte es una glándula del vacuno, que si está bien hecha, es una delicia. En ROU la recomiendo. Me pareció excelente, lo mejor que comí.

El chorizo a la vela es un buen piqueo. Envuelto en masa de hojaldre, a la parrilla con mozzarella, albahaca y pimiento.

Otro corte que no se encuentra siempre en restaurantes es matambre. En ROU lo hay con queso y se llama matambre pizza. Es un corte que sale de entre la piel y las costillas. Mal realizado puede ser terrible, no es de los cortes más fáciles, pero el de ROU se lo come de muy buena forma.

Para quien guste su carne con guarniciones, recomiendo los pimientos asados con huevo y queso, el puré de papas gratinado o la ensalada verde; no así la ensalada rusa.

Terminamos con un ojo de bife, que es caro, $ 34, pero con 400 gramos de carne y la promesa de la carta de ser Angus Premium. No nos arrepentimos. Gran corte, marmoleado, con grasa intersticial, suave y jugoso, servido en un perfecto término medio. Muy bueno.

Hay muchos otros platos que no probamos, como el churrasco, que es un bife con cebollas salteadas o caramelizadas por $ 16, o una milanesa, hecha con pomodoro, jamón y mozzarella, que se veían muy bien.

El servicio es ágil y atento. ROU es una buena opción para parrilladas. (O)

Crítica de gastronomía: El parrillero de ROU
Gastronomia
2018-02-10T00:09:07-05:00
El Universo