Guaidó, respaldado
¡Qué lejos estamos de Chile! Miro con envidia a Sebastián Piñera asumir la presidencia de ese país. Una presidenta de izquierda entrega el poder al nuevo presidente de derecha en paz, con altura, entendiendo que el hecho de jugar en equipos opositores no los convierte en enemigos, que más allá de diferencias y rivalidades son personas decentes que comparten principios elementales como el respeto a la ley y las instituciones y el deseo de un país mejor.
Como una obra “fantástica”, describió Rafael Correa a la Plataforma Gubernamental del Sector Financiero, que fue la última obra que inauguró ayer como presidente de la República, en Quito.

Páginas