La comunidad católica empieza esta noche la novena de Navidad.
Un interesante proyecto para consolidar la enseñanza de una obra literaria a partir de su lectura total es ‘El cementerio novelístico’, instalación artística diseñada para fusionar lectura, escritura y arte en un espacio significativo donde el concepto prima junto a la espontaneidad de los actuantes (lectores).
Los premios literarios, sometidos a todo tipo de circunstancias, incluida la de la suerte, no siempre son certeros.
Se supone que un novelista crea una obra auténtica cuando escribe sobre lo que realmente conoce y ha vivido.
Como esta semana irá J. M. Coetzee a la Feria del Libro de Guayaquil, quisiera detenerme un momento en una parte de su obra, tan diversa y provocadora.

Páginas