Facultar es dar autoridad o poder a una persona para que haga algo. Este verbo se construye con un complemento directo de persona (no de cosa).
Dependiendo del contexto estas grafías pueden ser nombres propios o comunes, y como tales deben cumplir con las normas ortográficas.
En el lenguaje espontáneo suele diptongarse la segunda persona del imperativo del verbo traer, de tal manera que se dice, por ejemplo, «traime el libro», «traime las compras», «traime las sandalias»; pero estas construcciones no son apropiadas.
En la actualidad hay dos sistemas para escribir la expresión de la hora.

Páginas