Son muy difíciles los momentos que vive el Ecuador por la delincuencia incontrolable, la falta de trabajo, los insultos que escuchamos, las arengas de divisionismos entre hermanos ecuatorianos, los escándalos y la corrupción que quedan en la impunidad, y muchas cosas más.
Los secuestros express, comentados por muchos e ignorados por otros tantos ciudadanos, en Guayaquil y en el resto del Ecuador, son una modalidad de asalto de todos los días, que trauman la vida de los ecuatorianos.
El domingo 6 de septiembre, en una entrevista realizada al jefe del Comando Provincial del Guayas, Crnl. Miguel Chiriboga, el oficial indicaba a la ciudadanía que confiáramos en la Policía
No se siente la acción policial contra la delincuencia. Al menos en Guayaquil solo se ve por unas vías a grupos de vigilantes de tránsito con libreta en mano cazando a ciudadanos que manejan carros y no lleven en sus parabrisas los tiquetes del SOAT (Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito) y de la matriculación.
Una vez más, las mentes brillantes de gobernantes aplicaron la ley del mínimo esfuerzo, al haber dado por expirados todos los permisos para portar armas; adujeron que así iban a combatir la delincuencia, pues según ellos, los delincuentes harían todo el proceso que se requiere para poder acceder a un permiso que lo daba el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.
Hoy parece que la democracia es una palabra mal usada y solo pronunciada cuando conviene, y para los intereses que se persiguen.
El presidente Correa decidió prohibir el programa de Laura Bozzo por considerarlo "porquería".
Somos miles de personas dispuestas a pelear por una patria libre y democrática.
Soy un ciudadano común como cualquiera de ustedes, envío este mensaje a todos mis compatriotas sean blancos, negros, indios, cholos o mestizos, estudiantes o analfabetos, profesionales o amas de casa, empleados o empleadores, ricos o pobres, escritores o lectores...
Vivo en un país pequeño pero lleno de grandes miedos y pobrezas. Vivo en un país en el que se quiere elevar a la gente más humilde comprándola con dádivas, pero incapaz de brindarles reales oportunidades de trabajo que mejore a largo plazo su calidad de vida.
"Las manos limpias, las mentes lúcidas y los corazones ardientes" se han embarrado, y no solo las manos sino el cuerpo entero.
El derecho a la intimidad debe regir únicamente para proteger la intimidad de las personas, pero nunca para proteger o encubrir un delito. No debemos olvidar que cuando se trata de delito flagrante, cualquier ciudadano puede ejercer "la acción civil"; esto es, denunciar o arrestar a un delincuente.

Páginas