Así estamos los ecuatorianos.
Si los responsables de la fuga de Alvarado siguen actuando como aprendices de una escuela on line de detectives, se corre el riesgo de que nunca se llegue al fondo del asunto. No se trata de minimizar la importancia de impulsar una investigación seria, profesionalmente llevada y que abarque todos los aspectos, incluido el grillete y el supuesto asilo, en los que se ha centrado toda la atención hasta ahora.
Hasta ahora el único investigado era el exsecretario de Comunicación, que fugó del país el 21 de octubre, pero la jueza sumó a otras ocho personas.
La fuga de Fernando Alvarado ha sido, sin lugar a dudas, el suceso político más relevante de las últimas semanas.
El defensor del exvicepresidente Jorge Glas cuestionó su reciente traslado desde la cárcel número 4 en Quito hasta el Centro de Rehabilitación Social de Latacunga.

Páginas