Según estimaciones de ONGs, unos 50.000 civiles seguirían todavía atrapados dentro de Fallujah, que cayó en manos del grupo EI hace más de dos años y es la última gran ciudad en el oeste de Irak que está controlada por la milicia.
El portavoz de la Acnur, William Spindler, indicó que hay reportes de varios cientos de familias que están siendo usadas como escudos humanos en el centro de Faluya.
Las fuerzas iraquíes estrechaban ayer el cerco en torno a Faluya en manos de la organización Estado Islámico (EI), que impide a los civiles salir de la ciudad.
El bombardeo en Faluya, que causó también 43 heridos, se produjo a media jornada y alcanzó un mercado, varias oficinas y los alrededores del hospital, afirmó un corresponsal de la AFP.