Expertos y medios de comunicación rusos le recuerdan el mal papel del equipo en el pasado Mundial de Brasil, y también su desorbitado sueldo de 11 millones de dólares al año, que le convierte en el seleccionador mejor pagado del mundo.
El empresario multimillonario ruso Alisher Usmánov prestó 300 millones de rublos (unos 5,6 millones de dólares al cambio oficial) a la Unión del Fútbol Ruso (UFR) para que pueda afrontar el pago de salarios atrasados al técnico de la selección rusa, Fabio Capello.
La Federación Rusa de Fútbol reveló ayer que desde hace meses no está en disposición de pagar el salario del seleccionador del equipo nacional, el italiano Fabio Capello, estimado en más de ocho millones de dólares.

Páginas