El Centro Nacional de Huracanes en Miami pronosticó que la tormenta, estacionaria durante la mañana, probablemente reanudaría su avance hacia el norte y alcanzaría las aguas al oeste de la península entre el domingo por la noche y el lunes por la mañana.
Mientras en EE.UU. y Cuba intentaban volver a la normalidad, los territorios europeos de las Antillas recibían al presidente francés, Emmanuel Macron, así como al ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, y al rey de Holanda, Guillermo Alejandro, muy criticados por la falta de ayuda para enfrentar la catástrofe.

Páginas