¡Hasta cuándo los ecuatorianos tenemos que darle de comer, pagarle la energía eléctrica, el servicio de internet, limpiar la caca de su mascota y todo lo que implica la estadía en nuestra Embajada en Londres al audaz, atrevido, mal agradecido e irrespetuoso Julian Assange!
Todos los ecuatorianos queremos que el Gobierno termine el asilo del refugiado –desde el 2012– en la embajada ecuatoriana en Londres, porque su estadía causa el gasto de 6 millones de dólares aproximadamente a nuestro país.
El fiscal, siguiendo la ruta de la seda como Marco Polo, partió a descubrir la ruta de los dineros robados en los contratos con China. Tal vez descubrió la ruta y se asustó de las consecuencias personales que eso podría ocasionarle; no es creíble que el fiscal emprenda un viaje tan largo y costoso, para una misión trascendental, y renuncie al regresar. ¿Qué presiones recibió el fiscal?
García ingresó a la residencia del embajador uruguayo en Lima y solicitó asilo, después que la justicia le prohibiera salir del país por una investigación.

Páginas