Dilma Rousseff, y el opositor Aécio Neves, libraron este jueves un debate en tono agresivo, en el que las acusaciones mutuas de corrupción y nepotismo se sumaron a duros ataques y ofensas personales.
La mandataria brasileña ganó las elecciones de este domingo con un 41,5% de los votos, mientras que Neves obtuvo el 33,5% y superó a la ecologista Marina Silva (21,3%), pero ninguno de ellos superó el preceptivo 50%.
Con el escrutinio casi finalizado, Rousseff tenía un 41,39 % de los votos y el socialdemócrata Aécio Neves recibía el respaldo del 33,78 % para confirmarse como su adversario en la segunda vuelta.
El principal partido de oposición escogió este sábado al senador Aecio Neves, como su líder con la vista puesta en las presidenciales de octubre del 2014.

Páginas