Se vuelve un delito deshonrar la bandera o no ponerse de pie por el himno nacional, castigado con sentencias de hasta un año de cárcel y multas equivalentes a por lo menos 4.000 dólares, según el decreto presidencial.
Presento mi dimisión del puesto de vicepresidente y pido a Dios el altísimo que preserve nuestro querido Egipto de todo lo malo, y que cumpla las esperanzas y aspiraciones de pueblo, dijo en una carta el vicepresidente egipcio de Relaciones Exteriores.
El gobierno advirtió que “no habrá marcha atrás” en la decisión de disolver las protestas.
El principal partidario de las reformas democráticas de Egipto, Mohamed ElBaradei, prestó juramento el domingo al cargo de vicepresidente interino del país.
Bajo la declaración constitucional emitida por Adly Mansur, éste crearía dos comisiones para que trabajen en las enmiendas a la Constitución elaborada por los islamistas. Esta fue aprobada bajo el gobierno del presidente derrocado Mohamed Morsi.
Mohammed ElBaradei, exjefe de Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) y ganador del premio Nobel de la Paz en 2005, prestará juramento este mismo sábado.