Afecta más a los menores de 5 años y es la responsable de desarrollar varias enfermedades que pueden complicar la salud y poner en riesgo la vida de un niño. Una de estas enfermedades es la neumonía, la principal causa de mortalidad infecciosa infantil en el mundo en los primeros 5 años de vida.

Se trata del neumococo, una bacteria que tiene el potencial de vivir en nuestras fosas nasales y que se manifiesta de múltiples formas, según pediatras infectólogos.

¿Cómo puedo identificar el neumococo?, ¿qué síntomas son usuales?

Desde infecciones respiratorias como la otitis y la sinusitis hasta complicaciones como la neumonía –en cuya forma más grave la bacteria pasa al torrente sanguíneo y genera un shock séptico– u ocasionar meningitis (infección de las membranas que rodean el cerebro), son parte de las enfermedades que causa el neumococo.

“En los niños, la forma más frecuente de la enfermedad (del neumococo) es la otitis media aguda, en la que el paciente desarrolla síntomas muy específicos, parecidos a un síndrome viral. Puede haber congestión nasal, tos, fiebre y, dependiendo de la edad, el niño puede señalar que tiene dolor de oído. Esta sería una de las formas más leves de la enfermedad”, explica la doctora Tamara Rosales, infectóloga-pediatra.

Casos más severos:

En el otro extremo están las meningitis, el paciente “tiene síntomas neurológicos, está irritable, con llanto inconsolable. El bebé tiene la mollerita (fontanela) –la porción del cráneo que es blanda, cartílago– inflamada, abombada (abultada) por la meningitis. También puede haber rigidez de nuca. El paciente puede estar muy tenso, muy reactivo a los estímulos externos, al sonido, a la luz. Es un bebé que no podemos consolar”, indica esta especialista sobre el paciente infantil que tiene meningitis, una de las enfermedades mortales que ocasiona el neumococo y que se acompaña también con fiebre.

Rosales es también gerente médico de Vacunas de Ecuador, Chile y Perú de Laboratorios GSK.

Síntomas intermedios, que pueden agravarse:

La neumonía es una forma frecuente de infección del neumococo. Un paciente con tos, congestión nasal, fiebre, que además tiene un aumento de la frecuencia respiratoria –es decir, respira de manera acelerada, o tiene dificultad para respirar, se le marcan los huesos del tórax/pecho, porque utiliza otros músculos al momento de respirar– es un paciente con sospecha de neumonía. Dependiendo de la gravedad, el paciente puede necesitar oxígeno o apoyo en terapia intensiva, para ayudarlo a superar la neumonía, menciona la especialista.

¿Cómo se previene el neumococo en Ecuador?

Desde el 2011, en Ecuador se implementó la vacunación gratuita contra el neumococo para todos los niños que nacen cada año. Son ya once años desde que se introdujo esta medida, la principal para contrarrestar las complicaciones que puedan generarse por el contagio de esta bacteria.

Solo en los primeros siete años de esta vacunación contra el neumococo hubo una reducción del 50 % de la mortalidad infantil, de acuerdo a estudios locales, cita la doctora María Quines, infectóloga pediatra y gerente médico de Vacunas para Ecuador de Laboratorios GSK.

¿Cuándo se debe vacunar contra el neumococo?

Se debe colocar tres dosis de la vacuna contra neumococo. Estas se aplican a los 2, 4 y 6 meses de edad del bebé, como estipula el programa de inmunización.

Todas las vacunas disponibles contra neumococo son efectivas. Lo importante es que todos los niños se vacunen contra esta mortal enfermedad.

Otras medidas de prevención

Al igual que en la pandemia por el COVID-19, las medidas que ayudan a prevenir un contagio por neumococo son el lavado frecuente de manos, el uso de mascarilla y el distanciamiento social. No obstante, estas recomendaciones son difíciles de implementarlas y de mantenerlas en el tiempo, sobre todo en los lactantes y en los niños. Por eso, la mejor herramienta de prevención es la vacunación, que logra mantener el control de la enfermedad a lo largo del tiempo.

Los valores agregados de la vacunación contra el neumococo

  • Riesgo bajo de infectarse con neumococo y de desarrollar enfermedades graves.
  • Al no desarrollar las enfermedades que produce el neumococo como la otitis media, la población no tendrá que utilizar antibióticos. Esto permite a largo tiempo que se reduzcan las bacterias multirresistentes a los antibióticos, que se hacen así por la prescripción o uso frecuente de antibióticos.
  • Se disminuye la letalidad y mortalidad de esta enfermedad.
  • Se reducen las hospitalizaciones por meningitis o neumonía. Así hay más camas disponibles para otros pacientes que las requieran. Esto se transforma en menos carga para el sistema de salud.
  • Aumenta la esperanza de vida y las condiciones de salud para los niños y futuros profesionales del país, que serán también parte de la población productiva o económicamente activa.

Retorno al Estado de la inversión en vacunación

Además de evitar la mortalidad, hay otros valores agregados por la vacunación como el retorno de inversión al Estado, es decir, cuando uno invierte en vacunación hay un retorno de esa inversión también en el lado monetario.

“Hay estudios locales recientes de Ecuador que reportan que el año de la introducción de la vacuna conjugada contra el neumococo, en el 2011, se logró realizar un ahorro de aproximadamente 2,7 millones de dólares. Adicionalmente, esta misma publicación estimó que la vacuna por cada década, del 2010 hasta el 2020, genera un ahorro aproximado de $200 millones”, indica la doctora María Quines. Y hay otros $200 millones de ahorro proyectados desde el 2020 hasta el 2030 aproximadamente.

Asimismo, el costo de la enfermedad evitada debido a la muerte por neumococo es de aproximadamente 46 %. “Esto es muy importante porque hablamos de que un niño no muere por neumonía, sepsis o meningitis y logra ser productivo para el Estado”, agrega Quines.

“Se debe garantizar que se distribuya el recurso de la vacuna por todo el país, educar a la población para que acceda, para que tenga la continuidad de seguir acudiendo para tener un esquema completo”. Tamara Rosales, infectóloga-pediatra, gerente médico de Vacunas de Ecuador, Chile y Perú de Laboratorios GSK.

“Es importante retomar los esquemas de vacunación, y recuperar las coberturas de inmunización previas a la pandemia con la finalidad de evitar muertes infantiles en esta población vulnerable”. María Quines, infectóloga pediatra y gerente médico de Vacunas para Ecuador de Laboratorios GSK.

REFERENCIA:

1. Juliao, P., Guzman-Holst, A., Gupta, V. et al. Incidence and Mortality Trends of Acute Gastroenteritis and Pneumococcal Disease in Children Following Universal Rotavirus and Pneumococcal Conjugate Vaccination in Ecuador. Infect Dis Ther (2021). https://doi.org/10.1007/s40121-021-00531-6

2. Jimbo-Sotomayor R; Watts E; Armijos L; Sriudomporn S; Sánchez X et al. Return on Investment of 10-Valent Pneumococcal Conjugate Vaccine in Ecuador From 2010 to 2030. VALUE HEALTH REG ISSUES, 2022; 31:148–154.

Material dirigido a pacientes o público en general para concientización de enfermedad, para mayor información consulte con su médico.

NP-EC-PDX-PRSR-220004 | Diciembre 2022