La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) es una entidad regulatoria que evalúa y aprueba el uso de edulcorantes como aditivos alimentarios desde la década de 1970. Estos edulcorantes, caracterizados por ser de 200 a 20.000 veces más dulces que el azúcar, han pasado rigurosas evaluaciones para asegurar su seguridad en el consumo humano. Entre ellos, destaca la sucralosa, resaltando su posición como uno de los edulcorantes respaldados por la FDA para su incorporación en la industria alimentaria.

Según Erika Rius, Brand Reputation & Healthcare Marketing manager de Splenda, las agencias evaluadoras de riesgos, como la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), la FDA y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), concluyen que los edulcorantes evaluados y aprobados por estas agencias son seguros para el consumidor.

La Organización Mundial de la Salud establece que la cantidad recomendada de consumo de azúcar es de 5 a 10 % ECT al día para un adulto (5 a 10 cucharaditas), superar esta cantidad puede resultar en efectos metabólicos que llegan a dañar la salud, como la elevación de triglicéridos y resistencia a la insulina, siendo este el primer paso para desarrollar diabetes, comenta Rius.

En el marco de fomentar un panorama saludable y estable para los consumidores finales, Splenda se destaca como una marca comprometida con la oferta de productos que cumplen con rigurosos estándares de seguridad. El edulcorante se presenta como

una herramienta excelente para sustituir el azúcar y se convierte en un aliado para ayudar a mantener un estilo de vida más conveniente, reduciendo así el consumo de azúcares tradicionales y atenuando los problemas asociados, como “la acumulación de grasa abdominal que puede generar un ambiente inflamatorio en el cuerpo y esto trae consecuencias a la salud”, expresa su Healthcare Marketing manager.

Los productos que ofrece la empresa están destinados a cualquier público y son adecuados para niños, mujeres embarazadas o personas con diabetes. Su misión es ayudar a llevar una vida más feliz, saludable y duradera, haciéndole más fácil reducir su consumo de azúcar al ofrecer sabores dulces sin los efectos metabólicos del azúcar.

Alineada con su audiencia, la marca se esfuerza por construir confianza al ser transparente tanto en cuanto a los ingredientes como en la comunicación. Implementa estrategias efectivas, como el programa denominado Reto 21 Días, cuyo propósito fue asistir a los consumidores en la adopción de hábitos más saludables. Para Rius, “lo crucial es ofrecer opciones; no solo dejarlos con la idea de que deben comer de

manera saludable, sino también proporcionar recetas o guías prácticas para que permitan iniciar y dar ese paso”. Este enfoque se refleja claramente en su página web, Splenda.la.

Con dos décadas en el mercado, Splenda se erige como aliado para implementar pequeños cambios con sustituciones significativas, respaldado por estudios e información de calidad. Rius concluye subrayando la importancia de modificar las costumbres alimenticias. “No importa el estilo de vida o la edad, todos deberíamos reducir el consumo de azúcar y ajustarnos a las recomendaciones de expertos para lograr hacer sustituciones inteligentes de la mano de edulcorantes como Splenda”.