Ciertas pastillas y otros productos para curar supuestamente dolencias, enfermedades, se adquieren fácilmente en sitios de venta libre, en la calle, por internet, etc.; el comprador no necesita presentar una orden o prescripción de un doctor. Foto: Pexels



Los efectos perjudiciales que ocasionan al organismo humano el medicarse sin el correspondiente control médico derivan situaciones lamentables para la salud. (O)

Publicidad


Catalina Reinoso

Se automedican porque en el mercado venden ciertos ‘remedios’ y no piden la receta del médico; realizan propagandas en las redes sociales, la televisión, la radio. En la vía pública los anunciantes utilizan micrófonos, parlantes; propagandas impresas, volantes; y en vehículos ruedan por los barrios con grabaciones de voces a un volumen alto que dicen que salgan a comprar grajeas, ungüentos, píldoras para sanar hasta las enfermedades más graves de niños, jóvenes, adultos, ancianos.

Está de moda, se hizo costumbre recetar cualquier persona a la familia, los amigos, los vecinos: pastillas, cápsulas, tabletas, bebidas, pomadas, inyecciones de vitaminas, gotas para ojos, nariz, oídos; parches, sueros, antiácidos, etc. Una extensa gama de productos elaborados y vendidos libremente, para escoger según la dolencia, sin necesidad de un especialista en medicina. La automedicación es peligrosa, peor que la enfermedad. Consulten al doctor. (O)

Publicidad


Adalberto Torres

De lo que miro, no hacen controles de la sapada aprovechadora engañosa. Atrapan a ingenuos, y a tacaños y perezosos, prefieren meterse cosas al cuerpo, que a ir a consulta privada y pagar, o a un centro de salud, sacar paciencia tres horas, esperar turno. Es distinto, a usted lo revisa un médico, lo aconseja la persona que sabe, para eso estudió.

Pagamos al IESS, vamos a descontar a sus subcentros, hospitales, sea que tengamos que gritar que atiendan, empero ahí todos son estudiados en medicina. No, señores, ¿para qué yo mismo voy a medicarme?, me mato, quiero vivir. (O)

Publicidad


José Ortoneda

Es siempre un riesgo realizarse la automedicación ya que todo va cambiando en general en nuestro organismo y no sabemos qué se va deteriorando y complicando con nuestra salud.

Solo mediante un chequeo médico podemos estar seguros de las medicinas que nos convienen tomar, siempre y cuando las prescriba un galeno. (O)

Publicidad


América de Redován

Un adulto se automedica, corre peligro y puede pedir auxilio; en cambio es malo, arriesgado, dar medicamentos no recetados por el pediatra, al bebé que no puede hablar y pedir ayuda. Estoy en contra de esto.

La automedicación puede intoxicar, producir adicciones, daños.., muerte. (O)